¿Qué pasa cuando un espacio seguro deja de serlo? LGBT, Eurovisión y Operación Triunfo

+ info: Xataka.com

En 1998 Dana International ganaba el festival de Eurovisión representando a Israel. El nombre de la canción, ‘Diva’, no podría ser más icónico del tópico que rodea a una presunta subcultura homosexual. Para muchos, ese fue el momento en que el festival alcanzó una nueva dimensión: ser un símbolo del público LGTB y, en particular, de los hombres homosexuales. Otra brecha abierta a favor de estas siglas por una mujer transexual.

El de finales de los 90 no era un contexto sembrado de referentes, la normalización parecía mucho más lejana desde occidente hasta oriente y la canción, con letra en hebreo y español, ya empezó causando problemas en su propio país al soliviantar a los judíos ultraortodoxos. En cambio, el festival no ha dejado de acoger o crear esas grandes divas; mujeres poderosas que encontraron la última polémica continental en 2014. La imagen de Conchita Wurst, un personaje artístico creado para resaltar la diferencia, puso a prueba el efectivo impacto de una mujer barbuda.

Diversoamérica: lesbiana a pesar de Guatemala

+ info:  El Faro

Guatemala, a pesar de ser el primer país centroamericano en tipificar el feminicidio como crimen, es uno de los países con más violencia hacia las mujeres. Es por esto que para una mujer, declararse como lesbiana, es algo que puede poner su vida en riesgo. Sin embargo, a pesar de éste miedo, hay mujeres que , ya sea a través del arte, la política o el activismo, están luchando para cambiar ese paradigma y así resignificar el salir del clóset como un acto político.

No ens facis tornar a l’armari #LGTBIfòbia

+ info: Catorze.cat

«Em van apallissar. Pensava que em mataven». «La meva mare li va dir a una monja i la monja em va denunciar i vaig ser detingut». «Vaig portar una doble vida durant 20 anys». «Em vaig autoreprimir, volia poder estudiar, treballar». Amb motiu del Dia Internacional contra la LGTBIfòbia, Mònica Oltra, consellera d’Igualtat i Polítiques Inclusives de la Generalitat Valenciana, ha impulsat la campanya Trenca l’estereotip, en què homes i dones de 60 a 70 anys denuncien el menyspreu i la invisibilitat que han hagut de patir i que encara pateixen, i la lluita que han hagut de fer per aconseguir el que mai hauria d’estar censurat: estimar.