Cien años de la primera película en defensa de la homosexualidad

+ info: Pikara

Era la Alemania de entreguerras y el Berlín de la época estaba considerado un lugar especialmente liberal en cuanto a las disidencias sexuales. De hecho, Diferente a los demás (Anders als die Andern), el primer filme que se conoce a favor de la homosexualildad se estrenó en 1919 y contó con el apoyo del Instituto para el estudio de la sexualidad que se mantuvo vigente, al mando del popular doctor Magnus Hirschfeld, hasta el ascenso nazi en 1933.

El XIX había sido el siglo del gran cambio. Debido a la industrialización, las sociedades se modernizan, no solo a través de la tecnología, sino también del pensamiento, la cultura, y las libertades personales eclosionan frente a la moral religiosa. Ante el vacío dejado por los límites tradicionales, la Alemania de 1871 instituye por primera vez una ley que penaba determinadas prácticas sexuales consideradas antinatura y que estuvo en vigor, metiendo en el mismo saco la homosexualidad y las conductas abusivas como la pederastia y la zoofilia, hasta los años 50 del siglo XX. Se trataba del célebre artículo 175 del código civil alemán que penaba con la prisión las relaciones gays.

La voluntad y el deseo. Construcciones discursivas del género y la sexualidad: el caso de trans, gays y lesbianas

+ info: Tesis en Red (Gerard Coll-Planas, 2009)

La tesis se inscribe en la reflexión sobre la relación entre acción y estructura, en el caso del género y la sexualidad. Más específicamente, se quiere indagar en porqué las personas reproducen discursos sobre el género y la sexualidad que niegan su margen de agencia. Esta reflexión se concreta en dos objetivos generales, con sus respectivos objetivos específicos. El primer objetivo general es analizar cómo y con qué efectos se construye discursivamente la identidad de género y la tendencia sexual, atendiendo especialmente a la atribución de agencia de los sujetos trans, lesbianas y gays. Este objetivo lo concretamos en el análisis de los discursos de los ámbitos religioso, científico y político, de las asociaciones LGTB, de lesbianas, gays y trans a título individual y de los actores implicados en el proceso de patologización de la transexualidad. El segundo objetivo general es analizar cómo se construyen discursivamente las identidades colectivas de trans, lesbianas y gays. Éste se concreta en dos objetivos específicos: estudiar cómo se construye la diferencia entre homosexualidad y transexualidad y analizar la constitución de las categorías colectivas en oposición a exteriores discursivos.

9 películas que retratan la homosexualidad en México

+ info: Cultura Colectiva

Hablar de Roberto Cobo es remontarse a 1977, cuando las salas de cine recibían a “El Lugar Sin Límites” de Arturo Ripstein. La crítica quedó fascinada por la historia, que retrataba puntualmente la homosexualidad, la marginación y el amor pasional en una década en la que los prejuicios se mantenían latentes; pero Roberto Cobo fue el más aplaudido y celebrado por su papel de “La Manuela”. Hasta ese momento, su personaje más importante había sido “El Jaibo” en “Los Olvidados”, pero La Manuela era diferente. Era un personaje mucho más atrevido, con matices más profundos y una historia dura detrás de él.

La Manuela terminó por consolidar a Cobo como un actor de alto nivel, ya que como él mismo menciona, «Hay que tener muchas bolas para ponerse un vestido». A pesar de su preparación, la crítica mencionó que ser homosexual fue de gran ayuda para el actor, puesto que fue un papel mucho más natural que el Jaibo. No obstante, Cobo era un gran actor: ser o no homosexual salía sobrando para él. «Interpreté una cosa que estaba escrita. Claro, esta situación la conozco en carne propia, pero en la película no deja de ser una interpretación. ¡No soy La Manuela! Además, no quiero llegar a ser considerado como “el homosexual de la pantalla”. Aceptaré papeles de homosexual solamente si son grandes papeles. Quiero seguir siendo actor, interpretar todo tipo de personajes».