El manejo de la información en la construcción de la realidad: algunos elementos para pensar la ley de identidad de género en los medios de comunicación

+ info: SEDICI (Robledo, Juan Pablo | 2014)

 

La realidad de la comunidad travesti, transexual y transgénero de la Argentina está marcada por la persecución, la exclusión y la marginación. Históricamente, veremos como el “otro” o diferente respecto al sexo y género fue patologizado y excluido, frente a la “normalidad” de la heterosexualidad. Gracias al avance de movimientos sociales, activistas y militantes a favor de un marco jurídico más igualitario, el 9 de mayo de 2012, se logró sancionar la Ley de Identidad de Género en la Argentina (en adelante LIG) que amplía completamente el abanico de derechos de los que van a ser titulares las personas trans. El objetivo del presente artículo es indagar cómo los diarios La Nación, Clarín y Página 12 realizaron sus producciones informativas ante ese suceso, teniendo en cuenta que los medios consolidan y difunden representaciones globales de la vida social, de sus agentes, de sus instancias y autoridades, entre otros aspectos (Baczko, 1991), además de la formación de ciertos imaginarios sociales y simbólicos. Asimismo, abriremos algunas discusiones teóricas desde una perspectiva de género en relación al efecto de este marco regulatorio que garantiza una igualdad de derechos.

Identidades mediáticas. La lógica del régimen de visibilidad contemporánea

+ info: Sphera Pública

Este ensayo intenta una clarificación terminológica y una propuesta analítica de las identidades mediáticas; es decir, las que son objeto de producción y difusión por parte de los medios de comunicación. En un primer momento, plantearé la esfera de presentación pública que conforman los medios, recurriendo al ejemplo de la identidad homosexual.
Luego, nos ocuparemos de los tipos de identidades mediáticas, según la jerarquía de visibilidad que establecen los medios. Distinguiremos entre identidades oficiales o populares, hegemónicas o marginadas. A continuación, presentaré una propuesta analítica de los procesos de normalización y marginación que desarrollan los medios. Recurriré a recientes casos de maltrato doméstico y violencia sexual, atendiendo a las identidades mediáticas de género y preferencia sexual a las que aludimos desde el comienzo. Por último, basándome en los estudios empíricos que hemos realizado, intentaré perfilar la lógica mediática que condiciona la presentación pública de las identidades contemporáneas.

Bisexuales y pansexuales debaten sobre las etiquetas de género

+ info: Vice

Durante los últimos meses, el debate alrededor de la pansexualidad y la bisexualidad ha centrado la lucha LGBTQ. En un marco en el que cualquier persona con acceso a Twitter y un mínimo de información —un poquito woke, que diríamos— puede tener un mínimo grado de influencia, aunque sea en su círculo cercano, el colectivo parece estar más dividido que la izquierda de Madrid.

El caso de la pansexualidad es una clara muestra de esto. “No existe”, “bifobia”, “origen” o “es transfóbica” son algunas de las búsquedas automáticas que Google nos sugiere cuando introducimos en su buscador el término. Y, si ya de este sencillo experimento podemos inferir que el concepto no está exento de polémica, su tratamiento en el activismo LGTB —ya en redes, ya institucionalmente— se hace enormemente complejo, así que hablé con tres personas queer y activistas para intentar desentrañar la cuestión.