#callfor Comunicación pública y conflictos armados: El papel de la cognición y el algoritmo en los entornos de la Defensa y la Seguridad Nacional (Disertaciones)

Fecha/Hora
Date(s) - 30/09/2022
Todo el día

Ubicación
Universidad del Rosario

Categorías


+ info: Disertaciones

El ciberespacio se ha consolidado como un nuevo entorno de relevancia estratégica en campos como la geopolítica, la economía, la Defensa y por supuesto en el desarrollo de los conflictos armados donde se ha producido un cambio disruptivo tanto en los límites físicos en que se desarrollarán, como en lo relativo al juicio ético y legal que han merecido hasta ahora.

Las nuevas tecnologías han alterado las tácticas militares principalmente en tres aspectos, a saber: los sistemas de armamento autónomos, es decir, la guerra a distancia; el mando y control del conflicto ayudado por la inteligencia artificial predictiva; y el control de los grupos sociales concernidos mediante las nuevas tecnologías de la información y la comunicación aplicadas al llamado “ámbito cognitivo”.

El algoritmo ha conformado un nuevo campo de batalla con nuevas reglas y nuevas posibilidades para los contendientes. Sin fronteras físicas ni demarcaciones judiciales nítidas, con una regulación internacional basada por el momento en códigos de buenas prácticas y comportamiento responsable. Cosa que parece una ironía al tratarse de cuestiones bélicas.

Novedosas herramientas como internet junto con las redes sociales, han generado un espacio donde se crean las legitimaciones políticas y se toman gran parte de las decisiones, incluidas las militares. Mecanismos que empleados adecuadamente en el “ámbito cognitivo” de las llamadas ciberguerras, serán el nuevo armamento con el que se conseguirá subyugar a naciones o colectivos enemigos sin enfrentamientos bélicos ni derramamientos de sangre una vez ganado el apoyo de la opinión pública.

Técnicas con las que se podrían evitar este tipo de enfrentamientos pues las mismas Autoridades, instituciones y líderes de opinión de los países enemigos, una vez corrompidos convenientemente, pueden convertirse ellos mismos en operadores de la red creando un relato político con el que se eliminen disidencias, tanto mediante censuras “suaves”, como la imposición de la “corrección política” y su agenda; como “duras”, como el “cierre informativo”, el “borrado”, la “denegación de servicios y presencia”, las “fake news”, el “activismo hacker”, la “ciberguerrilla” o la “ciberguerra”. Toma así especial relevancia la persuasión en el campo de las operaciones militares, de la cual ya hablaba Sun Tzu: “hay que subyugar al enemigo sin presentar batalla”.

Así las cosas, la vulnerabilidad que subyace tras estas tecnologías es que si se emplean en el ámbito cognitivo de forma pérfida, cabe la posibilidad de convertir sistemas democráticos en “democracias virtuales” desconectados de la ciudadanía, en los que las decisiones verdaderamente importantes se tomarían por una “élite técnica”, los “especialistas”, de rostro desconocido, que dominaría los algoritmos diseñándolos de acuerdo con su particular ideología y sibilina visión de la lógica sin el concurso de unos ciudadanos convertidos en usuarios.

En esta llamada (call for papers), la revista académica Disertaciones busca artículos originales de corte empírico que aborden aspectos morales, técnicos o jurídicos sobre la forma en que los Estados, u organizaciones paraestatales, abordan la utilización de las llamadas nuevas tecnologías en el ámbito cognitivo, el de la persuasión y de la ingeniería social aplicadas a conflictos armados y situaciones de emergencia bélica. Todo lo cual no excluye otras propuestas que traten temas relativos a la comunicación/ciberguerra/inteligencia artificial, asociados a la Defensa y la seguridad de la población civil.

 

A modo de orientación se sugieren los siguientes temas de interés:

– Algoritmos y propaganda de guerra: aspectos morales y jurídicos.

– La Inteligencia Artificial, nuevas tecnologías, plataformas de difusión de la información y la comunicación social: su influencia en el campo de la Seguridad y Defensa.

– La geopolítica de los chips: las nuevas tecnologías de la comunicación y la información y su influencia en la industria armamentística.

– Nuevas formas de control. Bots, Twitter, Facebook y la censura de los grandes monopolios informativos.

– Alteraciones sociales graves y códigos éticos de las empresas de comunicación en las nuevas religiones seculares. indigenismo, ecologismo, inmigración, políticas como verdades reveladas, etc.

– Ciberataques a Estados y sus efectos psicosociales en la población

– Ética y legalidad del control de la sociedad mediante la algoritmia, la ingeniería social y la comunicación. Indignación, protesta y guerra.

– Estados actores, ciberactivismo y las nuevas tecnologías de la información para modular las percepciones sociales e influir sobre la opinión y reputación de los Estados.

– La polarización del discurso, mediante el algoritmo, a través de las redes sociales y su influencia en procesos electorales, situaciones prebélicas o guerras abiertas

– Estados actores y la utilización de cibermercenarios en conflictos sociales y conflictos armados vivos o latentes.

– La polarización del discurso a través de las redes sociales y su influencia en procesos electorales, situaciones prebélicas o guerras abiertas

– Algocracia, comunicación pública y fuerzas militares.

– El activismo hacker, las “fake news”, la cibercomunicación y los nuevos ciberguerreros en la próxima ciberguerra fría.

– Ciberguerra, Seguridad Nacional y la comunicación estratégica, su legislación.

– Conflictos armados, Fuerzas Armadas españolas y sus unidades de información pública. El Regimiento de información pública.

– Utilización de la inteligencia artificial y la comunicación pública en la prevención y respuesta a situaciones de catástrofe o emergencia.

– Internet, redes sociales y protección a la población civil en situaciones de catástrofe, emergencias bélicas.

– La universalización del periodismo en emergencias. De los corresponsales de guerra a la inmediatez de YouTube.