Luis Miguel Pedrero

Por paradójico que resulte, la sobreabundancia de entretenimiento audiovisual en el ecosistema de múltiples pantallas está generando en los usuarios un fenómeno tan sorprendente como inesperado: la «fatiga de la decisión». El término, acuñado por el psicólogo Roy F. Baumeister para explicar que tras un periodo prolongado de decisiones –llegamos a tomar 35.000 al día– nuestra energía se desgasta y hace ingrato cualquier esfuerzo mental, alcanza plena pertinencia ante las plataformas de video bajo demanda y sus cada vez más prolíficos catálogos.

Conscientes de ese riesgo, y sin renunciar a los algoritmos que personalizan el menú de cada espectador para hacerlo más atractivo y eficiente, los operadores de televisión digital y los servicios de streaming empiezan a recurrir a nuevas funcionalidades para simplificar el proceso de selección y retener al usuario ante sus respectivas ofertas. Netflix, por ejemplo, habilitará este año a todos sus clientes el modo aleatorio (Play Now) en la reproducción de contenidos, una funcionalidad disponible de manera experimental para algunos abonados desde 2019.

En Francia ya está operativo Direct, combinación de películas, series y documentales de Netflix que se emiten en forma de parrilla y con horarios, ¡los mismos para todos los suscriptores! Parecida estrategia sigue Canal Orange –nueva denominación de Orange Series–, que combina títulos de estreno con clásicos como House of Cards o Breaking Bad. También Pluto TV se articula en torno a numerosas señales de emisión continua, y Rakuten TV se ha sumado a esta fiebre de la televisión lineal añadiendo 90 canales de diferentes temáticas (cine, música, deportes, noticias, lifestyle o infantil) con programación ininterrumpida las 24 horas.

Seguir leyendo: El Debate de Hoy

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.