Cómo la propaganda nazi deshumanizó a los judíos para facilitar el Holocausto

El análisis de discursos, panfletos y artículos de la época muestra que la negación de su condición humana pudo avivar el genocidio

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Ratas, piojos, cucarachas, zorros, buitres… son algunos de los animales que los nazis usaban para definir a los judíos. Pero más allá de lo evidente, utilizaron otras palabras para deshumanizarlos. Ahora, el análisis lingüístico de decenas de discursos, artículos, panfletos o póster muestra cómo el proceso de deshumanización iniciado por el nazismo antes de llegar al poder se fue modulando: en los años previos al Holocausto, el judío era representado como un ser incapaz de tener sentimientos humanos. Pero coincidiendo con el inicio del exterminio, los hebreos europeos aparecen como agentes del mal, casi como demonios instigadores de grandes amenazas. La consecuencia, buscada o no, fue rebajar las barreras morales hacia su eliminación en masa. Al final de la guerra, seis millones de ellos habían sido asesinados.

Investigadores de las universidades de Stanford, California (Estados Unidos) y Tel Aviv (Israel) han usado una herramienta de análisis psicolingüístico para cuantificar las palabras referidas a estados mentales aparecidas en la propaganda nazi entre 1927 y 1945. Su hipótesis de partida es que pudo haber distintas formas de demonizar a los judíos. Lo explica Alexander P. Landry, de la Universidad de Stanford y coautor del estudio: “Estos términos sobre el estado mental son aquellos relacionados con la capacidad de sentir sensaciones y emociones (experiencias) o, por otro lado, la capacidad de tener pensamientos complejos, planificar y actuar intencionalmente (los autores del estudio utilizan el término “agency”, que se traduciría como acción o instrumentalidad)”. Parten de la teoría que postula que reconocer al otro la capacidad de sentir, mantiene la prevención moral de hacerle daño. Mientras que la agency, detalla Landry, “los hace moralmente responsables de su comportamiento”.

El análisis de la propaganda nazi, publicado en la revista PLoS ONE, confirma la deshumanización de los judíos. A lo largo de todo el periodo estudiado, la proporción de términos referidos a las emociones y la instrumentalidad se mantienen en niveles muy altos. Pero detectan que el proceso no fue uniforme: cambió poco antes del inicio del Holocausto. “Observamos que la capacidad de experiencia de los judíos disminuyó constantemente en el período previo al Holocausto, lo que sugiere que se les negó progresivamente la consideración moral durante este período·”, dice Landry. Esta negación progresiva pudo haber facilitado la violencia sistemática contra ellos. “Sin embargo, tras el inicio del Holocausto, a los judíos se les atribuyó niveles cada vez mayores de capacidad de acción. Esto puede haber sido un esfuerzo de los propagandistas nazis para demonizar a los judíos, retratándolos como agentes del mal intencionalmente malévolos, para justificar la violencia que se les inflige”, completa.

Seguir leyendo: El País

Imagen de Jacek Abramowicz en Pixabay