NATALIA MARCOS

El anuario de audiencias de la auditora Kantar refleja que el consumo de televisión el año pasado bajó a niveles de principios de siglo y señala tendencias que introdujo la pandemia y han llegado para quedarse.

2020 fue el año en el que se vio más televisión que nunca, y 2021 aquel en el que se recuperó la normalidad. O casi, porque algunas tendencias que llegaron con la pandemia han llegado para quedarse. Así lo refleja el anuario de audiencias de televisión de 2021 de la auditora Kantar, presentado ayer. Entre esos cambios figura la generalización de los televisores inteligentes en los hogares y el aumento del uso de estos electrodoméstico para usos diferentes a ver los canales tradicionales.

En 2021, los españoles vieron una media de 213 minutos diarios la televisión tradicional. Eso significa 27 minutos menos que la media de 2020, un dato también lejos de los que se registraron en los últimos años. Con estas cifras, según explicó Eduard Nafría, director de Insights y Desarrollo de Negocio de Kantar, el consumo televisivo en España se ha situado en cifras de principios de siglo: es el mismo tiempo de media que en 2003 y solo tres minutos más que en el año 2000. Sin embargo, el contexto audiovisual es muy diferente. Entonces no se había producido la explosión de canales que trajo la TDT, la televisión no competía con los teléfonos inteligentes y otros dispositivos conectados e internet y las plataformas digitales no tenían la penetración que tienen ahora.

Un cambio fundamental que se aceleró con la pandemia es la presencia de los televisores inteligentes en los hogares españoles. Más de nueve millones de hogares, un 48,3% del total, tienen una smart TV. Eso ha cambiado la forma de usar la televisión: por un lado, facilita a los canales convencionales incorporar las ventajas de la televisión conectada, como una publicidad más personalizada; por otro lado, operadores de vídeo diferentes de los canales tradicionales, como las plataformas, juegan un papel más relevante en la competición por el tiempo del espectador.

+ info:  El País

Imatge: Arthur Mazi

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.