Miquel Pellicer

Con la llegada de los talibanes a Kabul, en Estados Unidos los republicanos están atizando a Joe Biden por la salida estadounidense de Afganistán y están aprovechando para criticar las empresas tecnológicas de Silicon Valley: ¿cómo puede ser que Donald Trump y este movimiento radical islámico tenga perfiles activos en Twitter? Esta pregunta, que la intentaremos responder posteriormente, está dentro del contexto actual de la diplomacia global, que se debate entre reconocer al nuevo gobierno de Afganistán o seguir vetándolos. La geopolítica también se juega en las redes sociales.

Lo cierto es que entre las principales plataformas sociales hay una postura desigual frente a los talibanes. Mientras que FacebookInstagramYouTube TikTok (siguiendo las directrices del gobierno USA que los consideran -de momento- como organización terrorista) vetan los perfiles oficiales de los talibanes o de aquellos que los ensalzan o glorifican, Twitter mantiene una postura más laxa. En el caso de la red social fundada por Jack Dorsey, se mantienen los perfiles oficiales y subrayan que no los prohibirá si no atentan contra las normativas sobre odio y violencia de la red.

No obstante, según una investigación de The Times, más de 100 nuevas cuentas y páginas oficiales o pro-talibanes han aparecido en Facebook, YouTube y Twitter, a pesar de la prohibición del grupo por parte de los sitios. El Times también encontró docenas de relatos a favor de los talibanes, incluidos los de altos funcionarios talibanes, que habían existido durante meses o años en los sitios y permanecieron inactivos antes de volverse más activos la semana pasada.

“El uso de las redes sociales por parte de los talibanes es intencional”, dijo en declaraciones a The New York Times, Graham Brookie, director del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, que estudia la difusión de información en línea. “Saben que en el escenario mundial, necesitan presentar una cara pública responsable para ganar más legitimidad”.

“Tradicionalmente, el invasor o insurgente primero se apodera del aeropuerto, luego las estaciones de radio y televisión para cimentar la autoridad. Ya no es así gracias a Facebook, YouTube o Twitter”

Ponga un dircom en su vida

Los talibanes en 2021 han entendido que necesitaban un director de comunicación (dircom), una nueva imagen y un relato nuevo. Su mala reputación es tremenda si nos fijamos en sus acciones contra infieles, mujeres y opositores. Hasta ahora el miedo y el terror forman parte de su relato. ¿Se puede cambiar? ¿Necesitan cambiar su reputación? Parece que sí porque se han puesto a lavar su imagen y en este punto, las plataformas sociales forman parte de esta estrategia pero también son y serán sus talón de aquiles. El fanatismo radical no podrá luchar contra el mundo en tiempo real por muchos apagones mediáticos que se propongan. Las intervenciones en televisión y las imágenes comiendo helados no pueden contrarrestar la represión, las represalias y la venganza que pueden hacer efectiva los talibanes.

Cuando accedieron al poder hacer veinte años, las redes sociales no existían. Ahora, forman parte importante de una estrategia de comunicaciónEso síel fanatismo radical no puede luchar contra el mundo en tiempo real por muchos apagones mediáticos

En su primera etapa a principios del siglo XXI liderando Afganistán, las redes sociales no existían. Veinte años después, la situación ha cambiado y la influencia de las plataformas es clara y concreta. Como dice el analista de medios del NY TimesEdmund Lee, “tradicionalmente, históricamente el invasor o insurgente primero se apodera del aeropuerto, luego las estaciones de radio y televisión para cimentar la autoridad. Ya no es así gracias a Facebook, YouTube o Twitter”. Cuando el gobierno afgano se derrumbó durante el fin de semana, hubo publicaciones en las redes sociales, de ciudadanos y políticos, que documentaban el caos en las principales redes sociales. Los contenidos generados por los usuarios (UGC) se han disparado en Afganistán y el Próximo Oriente. Pero dentro de esta estrategia renovada de los talibanes y de la necesidad de transmitir sus mensajes al mundo, las redes sociales han sido fundamentales. Un inciso, sin nos fijamos solamente en Twitter. Como apunta Alba Precedo en InfoLibre, el portavoz más famoso de los talibanes, Zabihullah Mujahid, tiene en su perfil más de 319.000 seguidores. El portavoz de la oficina política del Estado Islámico de Afganistán con sede en Qatar, Mohammed Naeem, tiene más de 213.000 seguidores; y el portavoz internacional Suhail Shaheen, que comparte los mensajes en inglés, suma más de 361.000. Y, este miércoles, los tres perfiles aún estaban totalmente operativos.

Seguir leyendo: miquelpellicer. com

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.