+ info: Ampersand

Los científicos ya no hablan de un único cerebro, el intelectual, que se localiza en el cráneo. También hablan de un segundo cerebro, el emocional, que se ubica en el vientre. Pierre-Marc de Biasi confirma la existencia de un tercer cerebro, exterior a nuestro cuerpo, el smartphone: especie de encéfalo auxiliar que viene haciéndose cargo de unas cuantas funciones de los otros dos.

Como un verdadero pharmakón de la antigua Grecia, el smartphone es a la vez el veneno y el remedio, un útil que nos transforma y nos formatea. Pero, sobre todo, tal cual ocurría con el pharmakón, es el chivo expiatorio de nuestras acciones. Le endilgamos al aparato la responsabilidad del tiempo que perdemos con él, en lugar de admitir que es simplemente el instrumento de las patologías de nuestra sociedad que se expresan y exacerban por su intermedio.

Con una mirada crítica y para nada complaciente, El tercer cerebro nos interpela y nos cuestiona sobre los beneficios y los maleficios de un dispositivo “fetiche” que, a esta altura, resulta inexorable. Su lectura es imprescindible para tomar posición sobre el tema.