La lucha postmoderna y tecnificada contra el aburrimiento no es más que un síntoma de la angustia que nuestra vida nos genera a la que alimentamos con hiperactividad

PALOMA LLANEZA

Tras pasar un fin de semana en paisaje idílico en un centro de pensamiento de alto rendimiento, he llegado a la incómoda conclusión de que me opino encima. Me doy cuenta de que vivo con la maldición de la curiosidad que no se ve nunca satisfecha y de la necesidad de entender qué es lo que pasa y por qué. Una de las fuentes de mi confusión es el valor, positivo o negativo, que se le da al aburrimiento en los tiempos de la hiperconectividad hipervitaminada y el impacto que tiene el aburrimiento crónico en la flojera que llevamos todos encima. Tras mucha lectura y, por qué no decirlo, algún momento de aburrimiento mortal, he comprobado que hay varias líneas de pensamiento. Una, a la que pertenece mi educación formada en el espíritu de los rigores del XIX, las duchas frías y la sobriedad, contempla el aburrimiento como esa manzana que nos tienta y nos arrastra a la molicie, la falta de decoro y, en fin, la suciedad física y moral. Ya saben el dicho “cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas”. Otra que cree que es necesaria la nada del aburrimiento para ser más creativos, menos adictos, menos dóciles en definitiva. Luigi Amara, autor de La escuela del aburrimiento, es de los que receta una sesión intensiva de aburrimiento frente a una modernidad que no calla, que nos alimenta con el soma de la pantalla, el trabajo inagotable y los estados de conciencia alterados. Amara, tras tener su momento Montaigne que ya no es recluirse en una torre a pensar, sino desconectarse de cualquier cacharrito con pantalla y sin ella, se va a seguir aburriéndose a Las Vegas rodeado de ruido y soledad. A raíz de este ejercicio, Amara propone La Internacional Bostezante, que no deja de recordarme a esos juegos florares que tanto gustan a los intelectualoides diletantes que se pueden permitir el bostezo.

No puedo dejar de pensar, sin embargo, en el aburrimiento como una irregularidad, un estado que te corroe. Me cuesta creer que tras el tedio, el spleen, o l’ennui se encuentre ese estado feliz de no hacer nada mientras se disfruta de la vida. El aburrimiento supone un rozamiento con la realidad como ha establecido la profesora Josefa Ros Velasco, fundadora de la Sociedad Internacional de Estudios sobre el Aburrimiento (International Society of Boredom Studies). Según la definición que incluye en unos de los papers de esa asociación, el aburrimiento es “una emoción funcional con componentes atencionales (”¿puedo concentrarme?”) y de significado (“¿quiero hacerlo?”) […] que se experimenta cuando las personas se sienten incapaces o no quieren comprometerse cognitivamente con su actividad actual”. Como todo en la vida, puede ser un “me aburro” de nuestra infancia, que se soluciona jugando, o un “aburrimiento profundo” o “aburrimiento complejo” que conlleva un sufrimiento individual y social resultado de un entorno particular que se prolonga en el tiempo.

+ info: El País

Imagen de Gerhard en Pixabay