Montserrat Vidal-Mestre (Universidad Internacional de Cataluña) reseña el libro Los antihéroes no nacen, se forjan. Arco argumental y storytelling en el relato antiheroico. Alfonso Freire Sánchez. Editorial UOC (2022)

Breaking Bad, Dexter, The Boys, The Witcher, House of Cards, Vikings, Better Call Saul, Entre Vías, Sons of Anarchy, The Mayans, Gambito de Dama o Peaky Blinders son solo algunas de las series contemporáneas que han presentado personajes que difieren de los clásicos y modernos estereotipos de héroes y heroínas, y que tampoco encarnan a los villanos tradicionales. Estas series mainstream narran relatos de protagonistas más profundos, con más capas narrativas que añaden una mayor complejidad tanto en su personalidad como en su arco argumental; figuras que son consideradas ambivalentes y que suelen estar repudiadas por la sociedad y actuar con métodos brutales e inquisitivos. Hablamos de antihéroes y antiheroínas.

En la actualidad existe un creciente interés entre los espectadores por este tipo de relatos antiheroicos y eso ha provocado su proliferación tanto en las series, como las que hemos mencionado anteriormente, pero también en películas, en cómics y manga, novelas de fantasía o novelas negras y en la industria del videojuego. Sin embargo, pese a ser un tema de gran repercusión, el estudio de este concepto presenta diferentes interpretaciones y, por otro lado, desde el punto de vista de la construcción de los personajes y la empatía que genera en los espectadores, sigue siendo un campo de estudio con mucho recorrido y que arroja innumerables interrogantes: ¿qué es un antihéroe o una antiheroína en la actualidad?, ¿qué diferencias existen para con el antihéroe de la picaresca y la sátira?, ¿cuáles son los fundamentos míticos del antihéroe?, ¿qué características y rasgos principales poseen estos personajes?, ¿qué tipos de antihéroes existen y cómo podemos clasificarlos?, ¿quiénes son los principales antihéroes de los universos narrativos transmedia en la actualidad?, ¿por qué nos sentimos atraídos por este tipo de personajes?, ¿qué principios narrativos funcionan o han funcionado en la creación de estos personajes?, entre otros.

En este sentido, la obra Los antihéroes no nacen, se forjan. Arco argumental y storytelling en el relato antiheroico, escrita por Alfonso Freire, publicitario y doctor en comunicación, surge con el objetivo de responder todas estas cuestiones y muchas otras, desde un prisma que mezcla elementos publicitarios, como la marca personal o la dirección de arte, con aspectos más cinematográficos y audiovisuales, sin olvidar la vertiente psicológica, sociológica y filosófica que se deriva de un análisis exhaustivo de estos personajes y su contexto.

Además de responder estas preguntas y proponer una nueva definición, uno de los aspectos clave de la obra es demostrar que los antihéroes incumplen el tradicional monomito o “viaje del héroe”, propuesto por Joseph Campbell en El héroe de las mil caras. Para Freire, estos personajes no reciben la tradicional llamada a la aventura ni la visita del heraldo, no son heroicos ni virtuosos ni tampoco están orientados al bien común ni son vistos como una esperanza para el pueblo. Contrariamente, para el autor, estos personajes: “no se rigen por un ideal eminentemente justo y firme, pues su leitmotiv crece de pulsaciones más profundas y viles, como la venganza y la ira.” (pág. 36). Sin embargo, afirma que el antihéroe, en su arco de redención y durante su viaje, llegará un momento en el que tendrá que dejar de ser ambivalente y deberá anteponer el bien común a su sed de venganza o sus intereses egoístas. En ese momento, el antihéroe elegirá acercarse más al héroe o sumirse en la oscuridad más profunda y emerger como villano.

A modo conclusivo, por la relevancia y la transversalidad de los temas tratados, por la ferviente actualidad de los personajes y las narrativas tratadas, por la multidisciplinariedad epistemológica de la obra y por la redacción amena y cercana, se trata de una obra altamente recomendable tanto para los interesados en el ámbito, como para estudiantes y profesionales del ámbito de la publicidad, la cinematografía, el periodismo o la escritura. También puede servir de ayuda e inspiración para quienes estén pensando en escribir una novela y, sobre todo, para todos aquellos que disfruten de la complejidad, contradicción y oscuridad que envuelve a los personajes con rasgos antiheroicos.

Asimismo, el libro podría motivar la investigación de quienes quieran abordar este campo de estudios desde otros prismas y vertientes de pensamiento, como también para quienes estudien el apego parasocial que los personajes ficticios provocan en los espectadores y las consecuencias que esto puede provocar cuando son personajes poco virtuosos y alejados de lo que socialmente consideramos como bueno o justo.

Imagen entrada de Lothar Dieterich en Pixabay