«Que la confianza en los medios ha disminuido es un hecho: en 2013 confiaba en ellos el 57% de los españoles y en 2022, solo el 43%»

Juan Carlos Laviana

La desconfianza de los ciudadanos en los medios de comunicación se ha convertido en tendencia. Es raro el día que no nos encontramos entre los Trending Topic alguna referencia a lo poco de fiar que somos los periodistas. No sólo proliferan como nunca antes las encuestas sobre el crédito de los medios, sino que se airean hasta la saciedad, especialmente en las redes sociales. Los ataques de la clase política son cada vez más virulentas. Cualquiera diría que medios y periodistas son objeto de una campaña de desprestigio sospechosamente bien articulada.

Hace unas semanas, Joe Kahn, el nuevo director del New York Times, en una muy interesante entrevista de Fernando Belzunce en ABC, alertaba de un nuevo gran peligro para los informadores. A la pregunta de «¿Cuáles son los riesgos más importantes para los periodistas hoy en día?», respondía que el mayor es, obviamente,»el riesgo físico» que corren cuando se desplazan a zonas de conflicto. Pero añadía -y aquí está lo novedoso- que en segundo lugar está «el riesgo sicológico, debido a las campañas de acoso que reciben en las redes sociales». Y concluía: «Son dos riesgos que nos tomamos muy en serio».

Que la confianza en los medios ha disminuido es un hecho. Según un reciente estudio de Metroscopiaen 2013 confiaba en los medios el 57% de los españoles y en 2022, solo el 43%. «Pasaron [los medios] de ser el segundo motor de la democracia y la representación de la exigencia social de ética y transparencia a ser mirados con recelo», escribía Fernando Ónega en La Voz de Galicia, a la vez que calificaba la caída de «muy dolorosa».

Por primera vez en los nueve años que se lleva realizando el Digital News Report España  para el Reuters Institute, ningún medio supera la confianza de más del 50% de los encuestados. Además, el 83% dice que hay una dependencia de los medios de grupos de presión políticos y empresariales. El estudio presenta un panorama desolador.

Las causas de esta creciente desconfianza son múltiples. Pero llama la atención, y bien pudiera ser el motivo, que los españoles cada vez se informan menos a través de medios acreditados y cada vez llegan más a las noticias (el 62%) a través de los algoritmos de las redes sociales.

El profesor de la Universidad de Navarra Francisco J. Pérez Latre, en un artículo aparecido en The Conversation, lo atribuye a una tendencia generalizada en todos los sectores. «Hoy -escribe-, con frecuencia los consumidores no confían en sus marcas; los votantes, en sus políticos; los clientes, en sus agencias; las audiencias, en los medios; los empleados, en sus jefes y empresas, y así sucesivamente. Una de las grandes preguntas de nuestra época es en quién podemos confiar«.

Seguir leyendo: The Objective

Imagen de la entrada de Gerd Altmann en Pixabay

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.