La próxima revolución televisiva será en el móvil

El 6 de abril, una nueva plataforma se sumará al ya pobladísimo panorama del streaming en Estados Unidos. Sin embargo, en este caso no se trata de una plataforma al uso. Quibi, acrónimo de quick bites (bocados rápidos), solo acogerá formatos de vídeo cortos, de no más de 10 minutos, pensados para ver en el móvil. Puede sonar a una nueva fantasía de Hollywood llamada a pasar al olvido en unos meses, pero su órdago al mundo audiovisual es firme y llega respaldado por una fuerte apuesta económica y por grandes nombres de la industria audiovisual. ¿Y si la próxima gran revolución televisiva tiene lugar en las pantallas de los móviles?

El día de su lanzamiento (de momento, solo en Estados Unidos; hay planes de expansión internacional pero todavía no se han detallado) llegará con 50 programas originales, que irán desde series de ficción hasta documentales o espacios de entretenimiento e informativos. Está previsto que en el primer año se estrenen 175 programas con un total de 8.500 episodios, según explicó la compañía en su presentación oficial ante los medios el pasado viernes. Su máximo responsable es Jeffrey Katzenberg, quien fue director de Walt Disney Studios y uno de los fundadores de Dreamworks. La inversión inicial solo en adquisiciones de contenido ha sido de más de 1.000 millones de dólares. Y tendrá dos modelos de suscripción: con publicidad por 5 dólares al mes (unos 4,37 euros) o sin publicidad por 8 dólares al mes (unos 7 euros), con 90 días de prueba gratuita para las suscripciones antes del día del lanzamiento.

Además del reto narrativo de contar historias en vídeos que no superen los 10 minutos por entrega, Quibi también aporta innovaciones tecnológicas derivadas de su formato. La plataforma ha desarrollado una tecnología llamada Turnstyle que permite ver el contenido tanto con la pantalla en horizontal como en vertical. Para ello han rodado las escenas en ambos formatos, y algunos programas ofrecerán experiencias diferentes y complementarias según cómo se vean.

Seguir leyendo: El País

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *