La tecnología nos prometió más tiempo libre, ¿hemos sido engañados?

 

Selección

En busca de una mayor productividad y ahorro del tiempo hemos diseñado tecnologías cada vez más rápidas y competentes. Así sucedió con la llegada de diversos medios de transporte, la imprenta e internet. No hay detractores de la promesa de hacer más eficientes los procesos para trabajar mejor y menos horas. Pero hoy por hoy, mucha gente se encuentra ante la paradoja de que, según se perfecciona la tecnología, más escaso es el tiempo libre. En otras palabras, a más Zoom, menos ocio. ¿Hemos sido engañados? Para muchos filósofos, psicólogos e investigadores, la creencia de que las máquinas surgieron para liberarnos del agobio del tiempo es una falsa promesa que conviene desterrar.

“Desde hace mucho tiempo existe la creencia de que el progreso técnico conduce a un aumento de la productividad capaz de hacernos disfrutar de una vida más contemplativa y feliz. Pero, en realidad, ha ocurrido lo contrario”, asegura por correo Jorge Franganillo, investigador y profesor de Información y Documentación de la Universidad de Barcelona. El investigador ha publicado múltiples estudios, entre ellos Gestión de información personal, en los que analiza la paradoja entre tecnología y el ahorro o despilfarro del tiempo a través de diversas herramientas, como el correo electrónico o las redes sociales.

A Franganillo lo respaldan filósofos como el esloveno Slavoj Žižek con su ensayo Pandemia: bienvenidos al desierto viral o el surcoreano Byung-Chul Han en su libro La sociedad del cansancio, quienes también alertan de una nueva explotación sin autoridad, en la que los usuarios de la tecnología son, a la vez, esclavos y amos. “Nos explotamos voluntaria y apasionadamente creyendo que nos estamos realizando. Lo que nos agota no es una coerción externa, sino el imperativo interior de tener que rendir cada vez más”, explica Han en este artículo de Ideas.

Seguir leyendo: El País

Vistas:

197