Miquel Pellicer

Sábado por la mañana. Llegando a casa después de hacer la compra. Mientras estoy ordenando los cartones de leche, una notificación de móvil me avisa que Ricard Castellet y Olga Suanya están hablando con una serie de personas en Clubhouse. En poco tiempo hay decenas de personas en la sala creada por Ricard. Cada uno está explicando su experiencia con esta nueva aplicación que ya tiene seis millones de usuarios registrados.

La casa club se encuentra en su fase "beta", lo que significa que aún se está probando y no está ampliamente disponible.  Cuando los usuarios son invitados y se unen, ven una pantalla de bienvenida.

Clubhouse, creada por Paul Davison Rohan Seth, es una red de mensajería que apuesta de forma decidida por los mensajes sonoros y, sobre todo, por los audio chats. La idea es crear y acceder a salas, moderadas por los propios usuarios, en las que la gente habla entre ella y escucha conversaciones, tertulias, lecciones maestras de temáticas muy diferentes. Actores, músicos y empresarios están entre los usuarios que han dado charlas. En las últimas semanas, Mark Zuckerberg o Elon Musk también han estado hablando en salas con miles de usuarios. La experiencia es ‘aquí y ahora’, en directo y sin poder recuperar la conversación. No queda guardada y la espontaneidad es un valor a destacar.

En Clubhouse las charlas no se guardan y la espontaneidad es un valor a destacar

Ricard me pregunta si quiero intervenir. Entro en directo al pie de la nevera. Me aclaro la voz y durante unos minutos comparto mi experiencia. Llevo unas semanas en la aplicación. Marta Alonso, creativa y consultora de marcas, desde Miami me pasó una invitación. A partir de aquí, probar Clubhouse, intervenir en algunas conversaciones y escuchas otras conversaciones. Hace unos días estuvimos hablando de periodismo y de plataformas digitales en una sala organizada por Carles Planas, junto a Janira Planes y Enric Botella. Un jueves por la noche, contraprogramando el debate de las elecciones autonómicas en TV3. Pues nada mal. Unas decenas de personas nos escucharon e intervinieron.

Así pues, ¿cómo puede ayudar Clubhouse a los medios de comunicación? Comparto algunas ideas de las que salieron en esta charla y otras anotadas en mi actual cuaderno de bitácora: #ComunicaciónQueImporta, la newsletter que envío cada semana en Substack:

Seguir leyendo: página de Miquel Pellicer

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *