El pasado año no solo será recordado por los efectos de la pandemia de COVID-19. Para los medios, fue también el año de la apuesta definitiva y generalizada por los modelos de suscripción y, para los periodistas, el año en que cambió, quizá de manera definitiva, la forma de trabajar y de entender las redacciones tal y como hasta ahora se habían conocido. La pandemia trajo de golpe la implantación del teletrabajo en los medios, y todo hace indicar que nada volverá a ser como antes y que el nuevo sistema llega para quedarse. Pero, ¿cómo ha sido la adaptación? ¿Cuál ha sido la experiencia de los profesionales? Una veintena de periodistas cuentan cómo han vivido esta situación en sus medios.

José Antonio González Alba 

Una cuestión importante, una vez que se haya superado esta situación de crisis sanitaria que ha asolado el año 2020, es si el teletrabajo fue una respuesta excepcional y de emergencia al momento que vivieron los medios en el mes de marzo o será un sistema que cambiará el estándar de trabajo hasta ahora implantado en las redacciones. Todo hace indicar que la apuesta general tiene mucho más que ver con la segunda opción. Es posible que algunos medios estuvieran mejor preparados que otros cuando se decretó el estado de alarma, dependiendo también de su tipología: los referentes y con importante peso de soportes tradicionales como el papel, los consolidados nativos digitales, los audiovisuales, las apuestas de los medios hiperlocales, pequeños proyectos de emprendimiento informativo de nicho… Lo que sí es cierto es que la pandemia fue igual para todos, obligando de manera general a los profesionales a cambiar por completo los modelos de trabajo y las rutinas establecidas. Unos profesionales que también tendrán presente el real decreto ley que regula el teletrabajo –en vigor desde el 13 de octubre de 2020–, con la consiguiente y supuesta próxima negociación colectiva en aspectos como la seguridad laboral, los gastos, el control horario, el derecho a la desconexión o las herramientas necesarias para llevarlo a cabo.

Sobre los efectos del teletrabajo, el Instituto Reuters publicó a finales de octubre de 2020 una encuesta entre 135 ejecutivos y cargos editoriales de medios para abordar las consecuencias de la pandemia en los modelos del trabajo periodístico. El 55% de los encuestados manifestó que el teletrabajo ha llevado más eficiencia a las redacciones, solo el 34% piensa que haya tenido efectos positivos sobre la creatividad de los profesionales y apenas uno de cada diez cree que haya servido para crear o fortalecer las relaciones en los grupos de trabajo.

Pero ¿cómo se han adaptado los periodistas a esta nueva realidad y qué ha supuesto para el trabajo que desarrollan en sus medios? Periodistas de distintos medios relatan su experiencia personal y las posibles consecuencias una vez consigamos recuperar la tan ansiada vieja normalidad.

Vicente Lozano, redactor jefe de El Mundo, señala que lo más complicado fue dotar de los equipos necesarios a los redactores, entre portátiles, móviles, programas y conexiones, si bien la redacción se adaptó sin problemas, ya que muchos periodistas ya venían teletrabajando desde hace años, escribiendo desde casa tras recabar cada información. Más complicado resultó para los perfiles profesionales “que exigen más ‘cocina’ y estar más en contacto con otros departamentos, como cierre, maquetación, coordinación con delegaciones o últimas noticias en la web”.

Seguir leyendo: Cuadernos de Periodistas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *