Cuatro siglos después de que la Compañía Británica de las Indias Orientales marcara las pautas para la extracción empresarial de recursos, la mayor parte del mundo está bajo control del poder corporativo desenfrenado. Pero el poder corporativo está en la antesala de alcanzar la ‘supremacía cuántica’ que los movimientos sociales en la era digital necesitan entender para cambiar de marcha en sus luchas. El cambio cuántico aquí viene del poder de los ‘datos en red’; los ingredientes que constituyen la receta de la era digital del capitalismo.

El capitalismo contemporáneo se caracteriza por la acumulación de datos-como-capital. Las Big Tech, como se conoce colectivamente a las empresas digitales, usan el modelo de negocio de ‘plataforma’, el cual potencia la fuerza combinada de la conectividad de internet (ley de Metcalfe, que el valor de una red viene del número de sus conexiones) y la inteligencia algorítmica (a lo que IBM se refiere como ley de Watson, la ventaja competitiva acumulada al superar el conocimiento de todos los demás mediante la informática cognitiva).

El modelo de plataforma proporciona un marco para las interacciones en el mercado mediante la conexión de sus muchos ‘nodos’ —consumidores, anunciantes, proveedores de servicio, productores, distribuidores e incluso objetos— que constituyen el ecosistema de la plataforma, cosechando constantemente sus datos y usando algoritmos para optimizar las interacciones entre ellos como un medio de maximizar el beneficio.

Seguir leyendo: El Salto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *