Abel Cobos

Si algo nos deja el 2020 es un repertorio de términos cuyo uso se ha multiplicado exponencialmente. ‘Coronavirus’, ‘mascarilla’, ‘distancia social’, ‘confinamiento’ y un largo etcétera que conforma una lista donde, sin duda, toca incluir la palabra ‘podcast’, una de las ganadoras en el año de la pandemia. «Tendríamos que imaginarnos, salvando las distancias, el consumo de ‘podcasts’ como si estuviera en el pico de una ola del covid. Más que ola, tsunami», asegura Francisco Izuzquiza, experto en el tema: es socio fundador de Yes We Cast, productora de ‘podcasts’, presentador del conocido programa ‘La Escóbula de la Brújula’ y autor de ‘El gran cuaderno de podcasting’.

Los ‘podcasts’ están de moda. Los datos avalan el auge: En España, según un estudio de Voxnest, el consumo ha subido en este último año un 25% respecto a 2019 (un 53%, en Europa, y un 42%, en el mundo). En los últimos meses la oferta se ha multiplicado (se han creado un 94% más de ‘podcasts’ en español) y ya no es extraño que algunos de los más escuchados sean ‘trending topic’ cuando estrenan nuevo capítulo o que Spotify los incluya en su ‘wrapped’ anual, donde los usuarios comparten sus ‘rankings’ de música más escuchada (y, ahora, también ‘podcasts’).

El fenómeno no pilla de nuevas a nadie, ni tampoco a las grandes empresas de entretenimiento que ya han empezado la batalla para ver quién se lleva un pedazo del pastel. Con un mercado mundial dominado hasta el momento por Apple, ahora compite contra Spotify, Google, Netflix y Amazon. Y no solo pugnan grandes corporaciones internacionales, también se suma iVoox, un David español haciéndose hueco entre estos Goliats, o el servicio público de la BBC, uno de los mayores productores del mundo, que ha retirado su contenido de Google tras acusar al buscador de juego sucio en esta guerra.

Seguir leyendo: El Periódico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *