Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2024

 

Selección

Nic Newman

Resumen ejecutivo

El poder disruptivo de la inteligencia artificial (IA) se propagará este año por el espacio informativo, en tiempos de intensa volatilidad política y económica en todo el mundo. Las implicaciones para la fiabilidad de la información y para la sostenibilidad de los principales medios probablemente serán profundas en un año con elecciones cruciales en más de 40 democracias, y guerras que siguen haciendo estragos en Europa y Oriente Medio. En este contexto (y con un pronóstico según el cual la gran mayoría de los contenidos de internet se producirán sintéticamente para 20261), los reporteros y las organizaciones periodísticas deberán replantearse, con cierta urgencia, su papel y su propósito.

Sin embargo, no sólo los contenidos van a experimentar una fuerte tensión: también la distribución padecerá una gran turbulencia. Este será el año en el que las experiencias de búsqueda con IA generativa (SGE, por sus siglas en inglés) comenzarán a diseminarse, junto con una serie de chatbots impulsados por la IA que ofrecerán una forma más veloz e intuitiva de acceder a la información. Tras la pronunciada caída del tráfico procedente de Facebook y X (antes conocido como Twitter), es probable que, con el tiempo, estos cambios reduzcan aún más los flujos de audiencia en los sitios periodísticos, y que ejerzan aún más presión sobre los balances de las empresas. En sus momentos de optimismo, los medios anhelan una era en la que puedan quebrar su dependencia de unos pocos gigantes tecnológicos y establecer relaciones directas más cercanas con los clientes fieles. Por ello, cabe esperar que este año se dispongan más barreras a los contenidos y más costosos abogados para proteger la propiedad intelectual. Al mismo tiempo, estas estrategias asumen el riesgo de complicar aún más la llegada de los medios a las audiencias jóvenes y menos formadas, gran parte de las cuales ya están cómodas con las noticias que generan los algoritmos y tienen vínculos débiles con las organizaciones tradicionales.

Pero el cambio también trae consigo oportunidades, y este informe está lleno de ejemplos inspiradores de medios de todo el planeta que van adaptándose al nuevo mundo. La historia subyacente de este año será adoptar lo mejor de la inteligencia artificial y gestionar sus riesgos.

¿Cómo ven los líderes de los medios este año?

Estos son los principales hallazgos de una encuesta que hicimos a más de 300 directivos del sector, en una muestra estratégica con medio centenar de países y territorios representados.

  • Apenas la mitad (47%) afirma tener confianza en las perspectivas para el periodismo en 2024, y alrededor de una décima parte (12%) expresa poca confianza. Las preocupaciones se vinculan al aumento de los costos, la reducción de los ingresos publicitarios, la ralentización del crecimiento de las suscripciones y el incremento de las agresiones legales y físicas. Entre las razones para alegrarse figura la esperanza de que las elecciones reñidas en Estados Unidos y otras partes impulsen el consumo y el interés, aunque sea temporalmente y con el riesgo de dañar aún más la confianza.
  • Casi dos tercios (63%) admiten preocupación por el fuerte descenso del tráfico proveniente de las plataformas sociales. Según datos que proporcionó para este informe la empresa de métricas Chartbeat, en 2023 el tráfico desde Facebook a los sitios de noticias cayó 48% y desde X (antes conocido como Twitter) disminuyó 27%. En respuesta a este panorama, alrededor de tres cuartas partes de nuestros encuestados (77%) se centrarán más en sus propios canales directos, mientras que un quinto (22%) recortará gastos y una proporción similar (20%) experimentará con plataformas alternativas.
  • En concreto, los líderes pondrán más atención en WhatsApp (+61 de puntuación neta)2 e Instagram (+39), tras la decisión de Meta de abrir canales para medios. Permanece alto el interés por plataformas de video como YouTube (+44) y TikTok (+55), mientras que Google Discover se convierte en una fuente de tráfico más importante, aunque volátil. Por otro lado, ha empeorado todavía más la opinión sobre Facebook (-38 de puntuación neta) y sobre X/Twitter (-39).
  • La mayoría de nuestros encuestados impulsarán más videos (+64), boletines informativos (+52) y pódcast (+47) pero, en general, prevén la misma cantidad de artículos, dado que pondrán los esfuerzos en las pocas áreas que aún presentan crecimiento de público y de anunciantes. Cerca de la mitad (54%) reconoce que sus medios se centran más en maximizar la atención que en ser más respetuosos del tiempo de sus audiencias (37%).
  • Los peligros combinados que presentan la evasión selectiva de noticias y la fatiga informativa se mantienen como una fuente sustancial de preocupación para las empresas periodísticas, que procuran sostener el interés por la cobertura de Gaza y Ucrania, entre otros temas difíciles. Las estrategias que se consideran muy relevantes para contrarrestar estas tendencias incluyen explicar mejor los asuntos complejos (67%), enfoques narrativos más constructivos u orientados a soluciones (44%) e historias humanas más inspiradoras (43%). Y se registra menos interés por encargar noticias más positivas (21%) o más entretenidas (18%).
  • En cuanto al negocio, los medios siguen invirtiendo en suscripciones y membresías, y para la gran mayoría (80%) serán una importante fuente de ingresos, por delante de la publicidad. Muchos de los que tienen un modelo de pago reportan que la cantidad de suscriptores ha aumentado levemente o se ha mantenido estable en el último año, pese al difícil panorama económico.
  • Varios aspiran este año a cerrar lucrativos acuerdos de licencia con plataformas de IA, aunque hay escaso optimismo con respecto a un reparto equitativo de los beneficios: un tercio de nuestros encuestados (35%) cree que la mayor tajada será para los grandes medios. Alrededor de la mitad (48%) considera que, al final, habrá muy poco dinero para los editores.
  • Según los directivos consultados, el uso tecnológico más importante de la IA es para automatizar noticias (56%), luego para ofrecer mejores recomendaciones (37%) y para usos comerciales (28%). Y en torno a la creación de contenidos con IA, se muestran ambivalentes: más de la mitad piensa que representa el mayor riesgo para la reputación.
  • Las interfaces experimentales como las gafas de IA y realidad virtual y otros dispositivos portátiles tendrán su espacio este año; no obstante, nuestros encuestados estiman que los dispositivos activados por voz (como auriculares y altavoces inteligentes) son la opción más probable (41%) para desplazar, o al menos complementar, al teléfono inteligente a medio plazo, a medida que se actualicen con tecnologías de IA.

¿Otros posibles desarrollos en 2024?

  • Sobre la base de la predicción de 2023, este año veremos aún más periódicos dejando de producir diariamente en papel debido al aumento de los costos de impresión y al debilitamiento de las redes de distribución, y en algunos casos, quiebre.
  • Cabe esperar un cambio significativo hacia la agrupación de contenidos digitales informativos y no informativos, dado que los grandes medios buscan fidelizar a los clientes que tienen. Las suscripciones de acceso total incluirán juegos, pódcast, revistas, libros y hasta contenidos de otras organizaciones periodísticas.
  • Las grandes plataformas tecnológicas también se inclinarán por los modelos de pago, buscando reducir su dependencia de la publicidad. X, Meta y TikTok ofrecerán más servicios premium, incluyendo opciones sin publicidad y amigables con la privacidad.
  • Los bots y los asistentes personales de IA ganarán más terreno, con noticias actualizadas y el deporte como caso de uso importante, lo que plantea cuestiones clave sobre la propiedad intelectual.
  • Muchos de estos bots estarán impulsados por celebridades o periodistas, a medida que mejoran las tecnologías de clonación, generando inquietudes legales y éticas.
  • Arderán las batallas entre los Fatalistas y los Aceleracionistas de la IA, lo que dará lugar a más declaraciones rimbombantes sobre los riesgos para la humanidad y turbulencias entre los gestores. Los aceleracionistas seguirán al frente, mientras los gobiernos luchan por comprender y controlar la tecnología.
  • El año pasado predijimos acertadamente el alejamiento de Elon Musk como CEO de Twitter, pero pocos podían prever el alcance real del lío, que se tradujo en una enorme pérdida de puestos de trabajo, la transformación del nombre (X) y Musk acusando de chantaje a ciertos anunciantes. Se esperan más discursos sin rodeos y bruscos cambios de dirección.

1. Otro año complicado para el periodismo

Las guerras en Ucrania y Oriente Próximo, el cambio climático, las secuelas de la pandemia y la recesión económica han provocado en los medios una presión sin precedentes en 2023, y continuará este año. Desde la perspectiva empresarial, la ralentización del mercado publicitario y la caída del tráfico fiable procedente de las grandes plataformas han contribuido a la reducción generalizada de puestos laborales en el sector.

Vemos turbulencias entre nuestros clientes debido a la inestabilidad de los ingresos publicitarios y preocupación por el tráfico proveniente de las redes sociales.

Phil Chetwynd, director global de noticias, Agence France-Presse (AFP)

El periodismo sudafricano sigue en crisis. Continúan los recortes y en la última década el mercado se ha reducido en dos tercios.

Styli Charalambous, Consejero delegado, The Daily Maverick, Sudáfrica

En muchas democracias occidentales, estos retos de orden económico se ven agravados por la erosión de la confianza en los medios y el aumento de las agresiones verbales y físicas a reporteros. En otras partes del mundo, el periodismo se enfrenta a la creciente dependencia de la publicidad gubernamental o a políticos que, directa o indirectamente, socavan o acosan a quienes intentan controlar sus acciones.

En nuestra encuesta a líderes del sector, sólo la mitad (47%) tienen confianza en las perspectivas para el periodismo este año; alrededor de cuatro de cada diez (41%) se muestran inseguros y una décima parte (12%) expresa escasa confianza.

Los comicios suelen aportar un impulso temporal al tráfico, pero añade el riesgo de que la división y la polarización de índole política erosionen aún más la confianza en las noticias. “La polarización de la opinión, empujada por las redes sociales, plantea uno de los retos más complicados para la misión central de los periodistas», sostiene un editor experimentado. “Una generación se está desarrollando con escepticismo hacia los medios tradicionales (y, francamente, hacia cualquier medio)».

Los directivos de organizaciones periodísticas europeas ven en gran medida problemas similares: «Si bien la excelencia periodística aún es reconocida y recompensada, creo que la polarización y la falta de alfabetización mediática pueden representar problemas estructurales que obstaculicen al periodismo en el mediano plazo», argumenta Francisco Balsemão, CEO del grupo Impresa (Portugal). En los Países Bajos se registra una perspectiva más optimista, a pesar de la reciente y sorprendente victoria de la extrema derecha: «Cuanto más dividida parece nuestra sociedad, mayor es el papel del periodismo a la hora de ofrecer una interpretación», indica Rennie Rijpma, editor jefe de Algemeen Dagblad (AD).

En general, las respuestas que recibimos contienen una fuerte convicción en el valor del periodismo, pero también una gran incertidumbre frente a este año, alimentada por la certeza de que se avecina otra enorme oleada de disrupción tecnológica.

Se viene un viento bastante frío desde el punto de vista macroeconómico y por los movimientos tectónicos en el campo de la IA generativa.

Ladina Heimgartner, consejera delegada de Ringier Media, Suiza

En el resto de este informe, exploraremos con más detalle algunos retos clave para el negocio y la práctica del periodismo, identificados por líderes del sector.

2. Cambios en las plataformas… ¿y el final de la dependencia de buscadores y redes sociales?

El último año se han acumulado pruebas de que Facebook y otras compañías tecnológicas van quitando prioridad a las noticias. La empresa matriz, Meta, también ha intentado contrarrestar la amenaza de TikTok, incentivando a que los creadores usen su plataforma, en lugar de a los periodistas. Mientras tanto, la turbulencia en X incluyó la eliminación de los titulares de las publicaciones (lo que hace más difícil distinguirlas de otras fuentes de contenido) y así ha disminuido drásticamente su valor como fuente de información y de tráfico.3 Los datos de Chartbeat, obtenidos para este informe, muestran el impacto en el tráfico de referencia para los medios durante 2023: el que proviene de Facebook ha disminuido un 48%, el de X un 27% y el de Instagram, un 10%.

Estos cambios, que comenzaron hace unos años, están detrás de las dificultades de conocidas marcas nativas digitales, como Buzzfeed y Vice News, que han cerrado o se han reducido significativamente. Pero también sufren medios nacionales y locales en todo el mundo: «Tanto Facebook como Twitter/X como lugares de tráfico (e incluso, de consumo de noticias) están prácticamente muertos para las organizaciones.


El gran reajuste de las redes sociales

El reciente declive de redes sociales «tradicionales» como Facebook y X se debe a dos cambios fundamentales. En primer lugar, la toxicidad de muchas conversaciones sobre noticias y política ha empujado a muchas personas hacia espacios privados como las aplicaciones de mensajería. Y esto ha provocado que las plataformas más abiertas deban lidiar con contenidos aún menos representativos y más problemáticos.

En segundo lugar, vemos el fortalecimiento de redes basadas en contenidos, como YouTube y TikTok, donde los usuarios cuentan con herramientas de creación y distribución cada vez más potentes, y donde los aspectos sociales resultan importantes pero, a menudo, secundarios. Nuestro Digital News Report 2023 evidencia que estas redes basadas en video crecen muy vertiginosamente en todo el mundo, y son la principal vía de acceso a las noticias para las audiencias jóvenes, cada vez más.

Esto supone un reto para muchos medios, en parte porque el video no figura entre sus habilidades naturales y en parte porque las plataformas ofrecen pocas oportunidades de enlazar a los sitios periodísticos, donde se puede monetizar el contenido. Además, varias organizaciones tradicionales luchan por conseguir visibilidad, en comparación con jóvenes creadores que dominan el lenguaje y las convenciones de las redes.

Un ejemplo: el británico Dylan Page, joven creador de noticias, tiene más seguidores y visualizaciones de videos que la BBC y el New York Times juntos, incluso en asuntos relevantes como la guerra en Gaza.

Screenshot of videos about Gaza
Los jóvenes creadores a menudo superan en visionados a los medios en TikTok.


Los medios saben que, si quieren captar a las nuevas generaciones, tendrán que mejorar su juego en cuanto a los videos de formato corto. Esto se hace evidente en nuestra encuesta: los líderes anuncian que pondrán mayor atención en TikTok (+55 de puntuación neta) y en YouTube (+44).

Pero no se tratará sólo del consumo en redes de video: los medios también consideran que hay oportunidades para conseguir más tráfico desde servicios de mensajería como WhatsApp (+61), de otras redes como LinkedIn (+41) y de fuentes relativamente nuevas como Google Discover. Con el lanzamiento de Threads y Bluesky, la labor de los equipos de audiencias se ha vuelto más exigente que nunca.


¿Qué podría pasar este año?

Los medios se centran más en el tráfico directo

En nuestra encuesta, la mayoría de los líderes (77%) afirman que harán más esfuerzos para establecer vínculos directos con los consumidores, a través de sitios web, aplicaciones, boletines y pódcast, que son canales sobre los que tienen más control.

Alrededor de una quinta parte (22%) advierte que recortará costos. Lo preocupante es que casi uno de cada 15 admite no tener ninguna estrategia al respecto: “Para ser completamente sincero, vemos esto con impotencia y tratamos de recoger rápidamente las últimas migajas que caen», comenta un importante ejecutivo europeo.

Con menos foco en los canales sociales, una cuestión clave será cómo atraer a las audiencias. Algunos medios invertirán más en marketing (17%); otros explorarán plataformas alternativas o les dedicarán más empeño (20%).

«Priorizaremos nuestros recursos en nuestros propios canales y plataformas donde podemos llegar a un público joven”, anticipa Gard Steiro, editor jefe del tabloide Verdens Gang (Noruega). “Nos interesa especialmente mantener nuestra posición fuerte en Snapchat y construir audiencia fiel en TikTok. Además, consideramos que hay un potencial sin explotar en la optimización de nuestro contenido para los motores de búsqueda”.


WhatsApp se convierte en algo mucho más importante para los medios

Los medios pondrán más energía en WhatsApp tras el lanzamiento de una funcionalidad que permite a diversas celebridades y marcas crear canales de difusión. Los usuarios pueden seguir o suscribirse, reaccionar a las publicaciones con emojis y reenviarlas a chats privados, aunque sin posibilidad de hacer comentarios.4

Algunos que ya han adoptado esta modalidad indican que el nuevo canal ya produce más tráfico que Facebook y X. La ventaja de WhatsApp es que la gente lo utiliza masivamente, según resalta el director digital de un medio francés líder: “Hay más confianza en esta red y la creación de comunidades es una de nuestras prioridades». El New York Times ya ha acumulado millones de seguidores y el Daily Mail ha lanzado varios canales, entre ellos uno que ofrece noticias cotidianas sobre las Kardashian. El director de un nativo digital europeo piensa que, con el tiempo, esta opción podría tener «el mismo poder que las notificaciones push y los boletines». Los canales de WhatsApp han llegado a unos 150 países; también Instagram cuenta con una funcionalidad similar.

WhatsApp channels


Threads podría desempeñar un papel más importante en las noticias

El nuevo servicio de mensajería breve de Meta se presentó como una alternativa a la plataforma X de Elon Musk, y rápidamente alcanzó los 100 millones de usuarios activos. Tras cumplir con reglas estrictas, finalmente está disponible en la Unión Europea.5 A pesar de que los responsables afirman que no quieren que la red sea dominada por la política y las noticias duras, este tipo de contenido se va introduciendo cada vez más, y teniendo en cuenta que hay elecciones a la vuelta de la esquina, es de esperar que este año más medios y periodistas prominentes se tomen Threads en serio.

Las plataformas sociales se inclinan hacia las suscripciones

Las grandes tecnológicas no son inmunes al declive de la publicidad, y también se han dedicado a aumentar los ingresos por contenidos de pago. Luego de la decisión de Elon Musk de cobrar por la marca de verificación azul, otras plataformas han ofrecido beneficios adicionales a quienes pagan, incluyendo, en ciertos casos, una distribución preferencial. Por otro lado, Meta lanzará una versión de pago de Facebook e Instagram en los países de la Unión Europea, con un costo inicial de 9,99 euros al mes; de todos modos, se trata principalmente de un modo de cumplir los requisitos de privacidad establecidos por la legislación europea sobre datos, más que de un cambio estratégico para alejarse del modelo publicitario que representa su núcleo.6 Mucha gente se ha quejado amargamente de que los productos de Facebook le siguen su rastro por internet: este año sabremos cuánto se valora la posibilidad de desvincularse.

3. El futuro de las búsquedas en la era de la inteligencia artificial

De cara a este año, los medios temen que se produzca otra reducción sustancial del tráfico de referencia a medida que la IA se integre en los motores de búsqueda y otras herramientas. Compañías como Google y Microsoft vienen explorando nuevas formas de mostrar contenidos, conocidas como experiencias de búsqueda con IA generativa (SGE), que aportan respuestas directas a las consultas en lugar de una lista de enlaces a sitios web.

Bing, de Microsoft, estuvo entre las primeras en añadir noticias en tiempo real, gracias a su alianza con OpenAI, la empresa que creó ChatGPT. Los modelos se entrenaron con contenidos publicados en internet, incluidos portales informativos. Ahora, estas capacidades se incorporan al amplio conjunto de productos de la empresa, con el nuevo nombre de Microsoft Copilot, asistente de IA.

Google, por su parte, ha lanzado Gemini, un conjunto de modelos de lenguaje multimodal con capacidades similares a las de OpenAI. También se ha entrenado con contenidos de internet y otras fuentes, puede operar con textos, imágenes, audios y videos, y alimentará al chatbot Bard de Google y todas sus experiencias de búsqueda con IA generativa. Google ya ha puesto en marcha en más de 100 países una versión experimental (ver el ejemplo a continuación), que puede activarse mediante consultas en texto o voz. Google ha tomado la precaución de incluir enlaces a los sitios web de donde extrae contenidos, aunque hay menor cantidad y en los medios preocupa que ahora haya incluso menos motivos para cliquear en ellos.

La disrupción de la IA va a aumentar los problemas en el modelo de negocio. La experiencia de búsqueda con IA generativa va a sustituir algunas funciones de los medios.

Chani Guyot, director de RED/ACCIÓN (Argentina)

A search result using Google Gemini
Google está desplegando experimentos de búsquedas generados con IA en 120 países.


Pero no se trata sólo de búsquedas en internet. Este año veremos una proliferación de asistentes conversacionales de IA integrados en ordenadores, teléfonos móviles e incluso autos, lo que cambiará la forma en que descubrimos contenidos de todo tipo. Perplexity.ai es un sitio web y una extensión para navegadores que permite hacer preguntas o resumir artículos periodísticos. Pi.ai se presenta como un compañero capaz de conversar coherentemente sobre cualquier tema, incluyendo las últimas noticias.

Perplexity and Pi assistant results
Asistentes de IA como Perplexity y Pi permiten conversaciones intuitivas sobre las noticias, pero los medios son casi siempre invisibles


El público conoce cada vez más estas herramientas, según una encuesta de audiencias que hizo YouGov en el Reino Unido para este informe. Entre la población británica adulta, alrededor de dos tercios (65%) han oído hablar de alguno de los cinco chatbots, y ChatGPT es el más reconocido. El uso regular (semanal) de ChatGPT permanece relativamente bajo (sólo 9%), aunque llega hasta 25% en el grupo de 18 a 24 años. Entre las principales razones para utilizar chatbots se encuentran hacer preguntas rápidas sobre distintos hechos (37%), escribir ensayos (29%) e investigar sobre un tema de interés (28%). De todas maneras, muchos usuarios todavía están experimentando qué se puede hacer y qué no… al igual que los medios.

Encontrar las últimas noticias (8%) no es actualmente un gran atractivo, pero podría cambiar este año, a medida que las grandes empresas mejoren sus capacidades de contenido en tiempo real. Mucho dependerá de cómo decidan actuar los proveedores de búsquedas; sobre todo Google, que representa alrededor del 90% del mercado. Debe equilibrar su actual modelo de negocio, basado en enlaces, con la necesidad de mantenerse competitivo frente a otros proveedores.

¿Qué podría pasar este año?

Se vienen batallas por los derechos de autor

Este año aumentará la presión de los medios para compensar las pérdidas de tráfico e ingresos que se derivan de la IA, como OpenAI y Google entrenando sus sistemas con datos históricos o proporcionando noticias en tiempo real.

La demanda del New York Times contra OpenAI por infringir su propiedad intelectual puede ser la primera de muchas en 2024. La demanda asegura que millones de artículos del Times se han usado sin su permiso para entrenar el sistema, que ChatGPT a veces genera extractos textuales de los artículos y que la herramienta compite ahora con el periódico como fuente de información.7

Un trabajo en elaboración del Instituto Reuters indica que hacia finales de 2023 aproximadamente la mitad de los principales medios ya habían impedido que las grandes plataformas de IA accedieran a sus contenidos. Este panorama oscila entre casi el 80% en Estados Unidos y menos del 20% en México.8 Al eliminar el permiso, las organizaciones periodísticas se hallan en mejor posición para formalizar acuerdos lucrativos con las plataformas.

Algunos consideran que el reciente arreglo histórico entre Axel Springer y OpenAI (se dice que son decenas de millones de euros al año por contenidos de Bild, Politico y Business Insider) puede ser un modelo para el sector en general. Se divide en un valor fijo por los datos históricos y una tarifa anual por los nuevos contenidos, más pagos adicionales por los contenidos más utilizados por la IA.9 Anteriormente, la agencia de noticias AP hizo un acuerdo para permitir acceso a su archivo histórico y a los nuevos artículos a cambio de tecnología y conocimiento.10 Los medios tienen la esperanza de que cualquier convenio recompense a las noticias y la información de alta calidad procedentes de fuentes confiables.

“Tenemos la oportunidad de trabajar con los actores clave de la IA para diseñar un ecosistema simbiótico, y no debemos desaprovecharla», subraya quien maneja las operaciones de un medio británico líder. “Sabemos qué pasó la vez anterior».

Si fracasan estos acuerdos voluntarios, algunas organizaciones periodísticas utilizarán su influencia sobre los políticos para presionar en favor de extender los arreglos vigentes en varios países, como Australia y Canadá, donde se exige que las grandes plataformas negocien pagos a cambio de publicar enlaces informativos.

El dinero de los acuerdos podría no repartirse de modo equitativo

A pesar de algunos avances, la mayoría de los directivos que consultamos no son optimistas en cuanto a que esta nueva fase de negociaciones vaya a funcionar bien para todo el sector periodístico. Más de un tercio (35%) piensa que sólo se beneficiarán un puñado de grandes empresas, mientras que alrededor de la mitad (48%) pronostica que al final habrá poco dinero para todos.

4. El negocio del periodismo afronta más dificultados

La continua volatilidad del mercado publicitario y el mayor desplazamiento de las audiencias hacia lo digital harán que este sea otro año difícil desde el punto de vista empresarial. En Estados Unidos, durante 2023 se perdieron en los medios unos 20.000 puestos de trabajo (no sólo periodísticos): esto representa seis veces más que el año anterior. Según un informe reciente,11 en ese país cada semana cierran entre dos y tres periódicos locales, lo que genera enormes áreas de los llamados «desiertos informativos». Otras cabeceras sobreviven como «redacciones fantasma» que publican contenidos compartidos o sintéticos, sin siquiera un periodista en nómina. También están bajo presión los canales de noticias, que han invertido muy poco en digital y ven cómo la atención de las audiencias vira hacia los streamers. Además, se van achicando algunos nativos digitales como Vox y Vice, cuyos negocios dependían de las plataformas sociales.

Las perspectivas son más positivas entre la amplia gama de medios que han optado por modelos de pago, desde títulos nacionales hasta marcas de nicho. Según nuestra encuesta, se registra un crecimiento continuado de las suscripciones pese a la difícil situación económica. De cualquier modo, en muchos casos el aumento de los ingresos digitales no alcanza para compensar la disminución de los ingresos por productos de papel y publicidad. “El crecimiento digital se estanca, y el impreso cae en picado», es la frase típica que se oye de medios nacionales y regionales europeos.

Si pretenden sobrevivir, las empresas de medios tendrán que abrazar de todo corazón lo digital y al mismo tiempo seguir exprimiendo los ingresos de los canales tradicionales. En muchas partes del mundo, sin embargo, las redes de distribución para impresos se hallan tan debilitadas que tal vez estemos cerca de llegar a un punto en el que sea inviable la entrega domiciliaria regular.

Al observar las fuentes de ingresos más importantes de cara al futuro, este año la suscripción digital y la membresía (80%) han ampliado su ventaja con respecto a la publicidad (72%) y la mayoría de los medios buscan combinar tres o cuatro vías de ingresos. Tanto los eventos como el comercio electrónico han aumentado su relevancia, pero ahora hay menos esperanzas de obtener dinero adicional de parte de las grandes empresas tecnológicas (20%). En parte, esto se debe a que Facebook recorta sus aportes económicos a las organizaciones periodísticas a medida que finalizan los contratos firmados, mientras que los posibles pagos de las plataformas de IA permanecen claramente inciertos.


¿Qué podría pasar este año?

Con el crecimiento de las suscripciones ralentizado, la mayoría de los principales consumidores de noticias siendo ya suscriptores y la tasa de cancelación convertida en una carga cada vez mayor, este año cabe esperar una serie de innovaciones en productos y precios.

Todo gira en torno al paquete

En el último año, el New York Times ha trasladado al mayor número posible de clientes al paquete de «acceso total», que incluye NYT Audio, The Athletic (deportes), Wirecutter (reseñas), Cooking (gastronomía) y Games (juegos). El director financiero, Will Bardeen, señala que «los suscriptores de paquetes retienen y monetizan mejor que quienes se suscriben sólo a las noticias», y el medio tiene el objetivo de conseguir que la mitad de sus 10 millones de suscriptores acepten la oferta.12 Juegos como Connections, que atrae a unos 10 millones de usuarios a la semana, están diseñados para crear hábito y afinidad, y para impulsar el consumo de noticias. Con el tiempo, a los suscriptores de acceso total quizá les resulte más difícil darse de baja y así el precio puede aumentar.

Compañías del norte europeo como Schibsted, Amedia, Bonnier y DPG Media también adoptan los paquetes, aunque de forma ligeramente diferente. Aprovechando su potencia en el mercado, combinan en una oferta integral las publicaciones locales y nacionales con revistas y pódcast de pago.

Hasta ahora, la mayoría de estos paquetes han involucrado colaboraciones dentro de una misma empresa, pero este año es esperable que algunos medios se asocien con otros proveedores para añadir valor.

Creación de productos más baratos

Es probable que en 2024 veamos más marcas periodísticas de gama alta ofreciendo versiones «livianas», en un intento de atraer al público (a menudo más joven) que tiene interés en las noticias pero no quiere o no puede pagar el precio completo. Esta tendencia fue iniciada hace unos años por Espresso, de The Economist, y después lo hizo el FT, que ofrece ocho artículos diarios por 4,99 libras al mes (FT Edit). Otros productos de menor costo que se preparan son primeras ediciones de noticias en audio, y boletines y pódcast combinados en torno a nichos como la paternidad y el deporte.

Precios diferenciados

Hasta hace poco, la mayoría pagaba el mismo precio por las noticias. Pero esto ya no es así, tal como descubrimos en nuestro reciente informe sobre suscripciones digitales.13 Cuando se termina el descuento inicial de prueba, los medios ahora cobran un precio de renovación basado en el uso (lo que creen que el usuario puede pagar), o los propios consumidores negocian una tarifa que les convenga. Muchas de estas técnicas proceden del sector de las telecomunicaciones, pero este año se aplicarán cada vez más en el sector periodístico porque se dispone de mejores datos.

Rivales tardíos se unen a la fiesta de las suscripciones

Todas las miradas estarán puestas en el flamante consejero delegado de CNN, Mark Thompson, quien intentará insuflar nueva vida a una cadena de TV por cable que viene perdiendo audiencias e ingresos. Además de reorientar la marca principal, se espera que Thompson lance una serie de productos bajo suscripción digital (como ya hizo en el New York Times) y que reforme el servicio CNN Max, que forma parte del streaming Discovery, de Warner Bros.14

En el Reino Unido, mientras tanto, el canal GB News (sustentado en la opinión) ha empezado a cobrar por algunos artículos junto con eventos que permiten acceso a los presentadores. Hasta MailOnline, uno de los sitios en inglés más grandes del mundo, se ve en la necesidad de complementar la publicidad con un modelo de suscripción limitada (freemium): este año, en el Reino Unido empezará a cobrar por unos 10-15 artículos al día.15

5. Cambios en formatos informativos: más audio y video en camino

Durante los últimos 20 años, el artículo canónico ha sido el eje de los flujos de información periodística online. Basadas en texto, estas notas han sido fáciles de buscar y enlazar, la conversación se ha aglutinado en torno a ellas y también han impulsado la mayor parte de la monetización. Otros formatos, como el audio y el video, han quedado relegados a un segundo plano.

Pero en los últimos años esto ha empezado a cambiar, en parte debido a los nuevos dispositivos, en parte gracias al surgimiento de plataformas especializadas en la creación, descubrimiento y distribución de audio y video, y en parte porque muchos consumidores jóvenes prefieren estos formatos antes que el texto.

Algunos medios dicen que este movimiento de formatos es una «segunda fase» de la revolución digital, dado que en varias organizaciones tradicionales exigirá un cambio cultural significativo: alejarse del texto y acercarse a la producción multimedia. Nuestra encuesta de este año muestra claramente el camino de la transformación: la mayoría de los medios prevén producir más video, más pódcast y más boletines en 2024 y, en términos generales, la misma cantidad de artículos de texto.


Este gráfico está muy vinculado al giro en los modelos de negocio. Con menos tráfico desde las plataformas, los formatos que logran lealtad y compromiso de la audiencia (el audio y los boletines) se han convertido en mucho más valiosos, sobre todo para los medios con suscripciones. La excepción es el vídeo breve, donde la inversión es más una respuesta a la necesidad de atraer audiencias más jóvenes.

¿Qué podría pasar este año en el audio y en el vídeo?

Vídeo vertical por defecto

Buscando involucrar a los jóvenes con las noticias, cabe esperar que haya intentos allí donde ellos pasan el tiempo, como YouTube Shorts y TikTok. Estas iniciativas se centrarán principalmente en tratar de establecer relaciones más que en ganar dinero, pero este año los medios procurarán llevar cada vez más estas técnicas narrativas a sus propios sitios web y aplicaciones. Desde el punto de vista de la demanda de talento, los especialistas en videos cortos seguirán siendo muy solicitados.

El pódcast apuesta por la distribución visual

En los últimos años ha proliferado el pódcast político, que alimenta el interés de los usuarios más involucrados y ofrece a los políticos la oportunidad de exponer sus puntos de vista en profundidad y en un formato menos polémico. Muchos de estos programas ahora se filman, lo que permite llegar a otras audiencias a través de plataformas como YouTube. Y se crean cada vez más clips de lo más destacado, para distribuir mediante TikTok, X y otras plataformas.

Protagonistas independientes del ecosistema, como Alastair Campbell y Rory Stewart, han empezado a emitir en directo en YouTube, mientras que medios como la BBC también convierten el pódcast en televisión (Newscast). Todo esto difuminará aún más la línea que separa al pódcast político de la tertulia televisiva tradicional, mientras a ambos lados del Atlántico nos acercamos a la temporada electoral. Como parte de esta tendencia, el ex presentador de Fox News, Tucker Carlson, tendrá su propia red de video para charlas políticas y desde abril planea vender suscripciones directamente al público estadounidense.16

Pódcasts de pago

Si bien el pódcast ha sido tradicionalmente gratuito, cabe esperar que en 2024 se produzca un viraje hacia modelos premium y mixtos. Dado que la mayoría de los grandes anunciantes se centran en los 100 programas principales, aquellos de menor alcance (incluidos muchos periodísticos) tienen un camino más difícil para obtener ingresos. En parte como respuesta, Substack (plataforma más conocida por ayudar a monetizar newsletters) ahora apoya la suscripción a pódcast, a menudo en combinación con un boletín.

The Economist ha ido un paso más allá al lanzar una suscripción de audio (cuesta 4,90 libras al mes o 49 libras al año) y ahora la mayoría de sus programas son de pago: sólo su pódcast informativo diario, The Intelligence, continúa siendo gratuito. Este cambio ha sido posible en parte gracias a una solución técnica de Apple, que facilita un poco más la escucha del pódcast de suscripción en su plataforma, mientras que otros proveedores, como Acast, han mejorado sus opciones de pago. Es probable que esto anime a otros a seguir ese camino este año. Los pódcast de The Economist son realizados por un equipo de unas 30 personas, lo que ahora representa alrededor del 10% de la plantilla editorial.17

Economist podcasts
Los pódcasts de The Economist están ahora detrás del muro de pago. Algunos boletines del FT están fuera del paquete global.

Boletines especializados de pago

Grandes medios como el Financial Times prueban nuevas formas de cobrar por boletines populares sin la obligación de tener una suscripción a precio completo. “Inside Politics” y “Unhedged” (que se dedica a mercados y empresas) se cotizan a 4,99 dólares y a 7,99 al mes, respectivamente. A principios de este año, el FT experimentará con una serie de boletines de pago «de tirada limitada» llamados “Sort Your Financial Life Out” (resuelve tu vida financiera), con Claer Barrett abriendo potencialmente una fuente de ingresos para más boletines de índole educativa.

En Europa ganan terreno los productos informativos basados en suscripciones y también distribuidos mediante boletines. Süddeutsche Zeitung acaba de lanzar una serie que aborda temas complejos de política y tecnología para un público especializado. Table Media y Pioneer Media son otros ejemplos de prósperos boletines especializados (y pódcast), dirigidos a profesionales.

6. Desconexión y evasión selectiva de noticias

Queda claro que habrá más video, más audio y más boletines en 2024 pero, si bien tiene sentido que los medios se inclinen por estas áreas de crecimiento, tal vez ciertas audiencias no estén buscando formatos adicionales. Nuestras investigaciones indican que quienes consumen noticias a menudo se sienten abrumados por la cantidad de opciones disponibles. Los incentivos de plataformas y empresas siguen empujando hacia la maximización de la atención, pero esto a menudo no respeta el tiempo de la gente. Nuestra encuesta refleja este dilema: las organizaciones periodísticas intentan equilibrar las necesidades del negocio y los intereses de los usuarios.


Los problemas de sobrecarga y fatiga informativa, que se destacan en nuestro Digital News Report desde hace más de cinco años,18 son una de las principales preocupaciones de los ejecutivos del sector periodístico. Los estudios muestran que, pese a las convulsiones políticas y económicas de los últimos tiempos (o tal vez debido a ellas), a mucha gente le interesa menos las noticias, o directamente nada. “La fatiga informativa merma la disposición de nuestros lectores a leer y pagar por nuestros contenidos», describe un editor de una organización periodística europea.

Muchos medios públicos se preocupan sobre todo por la evasión de noticias entre los jóvenes, aunque otros observan que esta tendencia se extiende a todos los grupos etarios: «La evasión de noticias aumenta en Suiza, y tenemos que contrarrestarla con nuevos enfoques, temas y formatos periodísticos», plantea Marc Isler, director de ingresos de Tamedia.

Es verdaderamente deprimente: me preocupa que el periodismo como negocio haya tardado demasiado en reorientarse y replantearse su rol y su propósito. La gente no echa de menos al periodismo, pero el periodismo echa de menos a la gente.

Lea Korsgaard, directora de Zetland, Dinamarca

En nuestra encuesta, los directivos del sector esbozan cómo procurarán abordar este problema durante 2024: por ejemplo, mejorando la forma de explicar cuestiones complejas (67%), ofreciendo noticias que no sólo señalen problemas, sino que también aporten posibles soluciones (44%), y produciendo historias humanas más inspiradoras (43%). Como ocurrió en años anteriores, registramos menor entusiasmo por las noticias más positivas (21%) o con enfoques más divertidos o entretenidos (18%).

¿Qué podría pasar este año?

Abandonar la narrativa catastrofista sobre el clima

El cambio climático es un asunto tan profundamente inquietante que mucha gente se ha alejado de su tratamiento mediático, en un fenómeno al que Wolfgang Blau (cofundador de nuestra red de periodismo ambiental)19 denomina «el nuevo negacionismo climático». Este año se acelerarán los enfoques para abordar esta cuestión proporcionando una sensación de esperanza y autonomía para actuar. Algunos medios han incrementado su cobertura especializada en tecnología verde (Bloomberg Green) o han creado “eco-consejos” y acciones inspiradoras para vivir de modo más ecológico. Las «buenas noticias» de Ecotopia en TikTok representan su contenido con más involucramiento, mientras que el medio público irlandés RTE emite una serie ambientalista llamada «Héroes del clima», donde muestra cómo personas y empresas marcan la diferencia.

Más perspectivas diversas en las coberturas

Al no poder los reporteros de guerra tradicionales entrar en Gaza, muchos de los testimonios más potentes han sido narrados por gente local, entre la cual figura una nueva generación familiarizada con herramientas como Instagram y TikTok. Un ejemplo es Plestia Alaqad, cuya documentación de la lucha cotidiana ha aportado un toque personal que a menudo ha faltado en los medios convencionales.

Plestia Alaqad's social media
Plestia Alaqad documenta la vida diaria en Gaza.

Activistas y periodistas jóvenes también empiezan a dejar huella en otros lugares del mundo. Ankur Paliwal es un reportero independiente que ha lanzado queerbeat, un sitio web que busca cambiar el relato sobre las comunidades LGBTQIA+ en la India.20 Además, los principales medios tratan de ampliar las voces que hacen las coberturas y la gama de historias que cubren. Por ejemplo, el trabajo de la BBC en TikTok en parte ha quedado a cargo de colegas jóvenes.

Herramientas para permitir que el público modifique el formato de las noticias

El panorama periodístico tendrá este año una característica cada vez más frecuente: las herramientas basadas en IA que cambian el lenguaje de la producción informativa para mejorar su relevancia y su comprensión para determinadas audiencias. Artifact es una aplicación social de lectura de noticias que ofrece resúmenes en diferentes estilos. Puede tomar el texto de un artículo del Guardian y reescribirlo para alguien de cinco años, adaptarlo al estilo de la Generación Z o presentarlo como una serie de emojis. Bots, aplicaciones y extensiones de navegadores con capacidades similares se extenderán rápidamente.

7. La IA generativa y su impacto en las redacciones

Desde el lanzamiento público de ChatGPT, hace poco más de un año, los medios han ido asimilando las implicaciones de los avances de la IA y, en particular, de la IA generativa. Si bien tienen una profunda preocupación por la confianza y la protección de la propiedad intelectual, también notan ventajas para hacer sus negocios más eficientes y relevantes para las audiencias. En nuestra encuesta, los ejecutivos del sector destacan como prioridad las tareas de automatización (56%), por ejemplo la transcripción y la corrección de textos, seguidas de los sistemas de recomendación (37%), la creación de contenidos con supervisión humana (28%) y algunos usos comerciales (27%). Otras aplicaciones potencialmente importantes son la programación (25%), área donde algunos notan grandes aumentos de productividad, y la recolección de información (22%), donde la IA puede colaborar en investigaciones o en la verificación de datos.

La automatización de back-end ha ganado mucha relevancia con el tiempo. Hace dos años, sólo el 29% de los encuestados dijeron que estas aplicaciones de IA eran muy importantes. En parte, esta mayor atención se debe a que los grandes modelos de lenguaje (LLM) que han surgido desde entonces ofrecen varias nuevas oportunidades para acelerar y optimizar las tareas rutinarias en las redacciones.

Así han experimentado hasta ahora los medios:

  • Haciendo resúmenes: publicaciones como Aftonbladet (Suecia), VG (Noruega) y Helsingin Sanomat (Finlandia) han añadido viñetas en la parte superior de sus artículos. Aftonbladet ha detectado que estos resúmenes, conocidos como Snabbversions («versiones rápidas»), han incrementado el tiempo de las visitas, y que los jóvenes son más propensos a cliquear para obtener más información.
  • Probando titulares: varios han probado titulares optimizados para la búsqueda, que luego son controlados por editores.
  • Corrigiendo, tomando notas y transcribiendo: las herramientas de IA para estos procesos se extienden cada vez más, con la consiguiente pérdida de puestos laborales. En junio, Mathias Dopfner, consejero delegado de Axel Springer, anunció a su plantilla que aquellos trabajos que pudieran automatizarse (como la corrección y algunas instancias de edición) «dejarán de existir». Las herramientas de transcripción en idiomas pequeños también han mejorado notablemente en el último año: en Noruega, VG ha puesto en marcha recientemente su servicio Jojo, mientras que otros medios utilizan Good Tape, que fue desarrollado por el nativo digital danés Zetland, inicialmente para uso interno.
  • Traduciendo: Le Monde se apoya en la IA para traducir artículos y así publica diariamente unas 30 historias en inglés, muchas más de las que podía anteriormente. La IA ayuda con la traducción inicial, y luego hay edición humana. El programa se ha personalizado para reconocer el estilo y la ortografía del medio francés.21
  • Generando imágenes: entre otros, Kölner Stadt-Anzeiger (Alemania) y Dennik N (Eslovaquia) recurren a herramientas como Midjourney para crear ilustraciones en torno a temas como la tecnología y la gastronomía. Esta es una de las formas más extendidas de creación automatizada de contenidos.
  • Generando artículos: el tabloide alemán Express.de ha creado una periodista virtual llamada Klara Indernach (KI) que escribe más del 5% de los artículos publicados, sobre una amplia gama temática. Editores humanos siguen decidiendo qué historias se cubren y revisan cada contenido, pero la redacción, la estructura y el tono se encargan efectivamente a la IA. Más allá de la escritura, también se automatizan la selección de titulares y enlaces que los usuarios ven en el sitio web: esto, según el consejero delegado Thomas Schultz-Homberg, ha aumentado considerablemente el porcentaje de clics.22
  • Presentando y leyendo noticias: Radio Expres (Eslovaquia) ha clonado la voz de la popular presentadora Bára Hacsi, cuya réplica en IA (“Hacsiko”) cubre el turno de noche con comentarios sobre la música y las noticias extraídas del sitio web del medio (Seznam Zprávy). Dos radios del oeste de Inglaterra utilizan una voz sintética para convertir texto en un boletín cada hora; la compañía asegura que no podía contratar a un periodista humano, y que la voz es tan realista que pocas personas han notado la diferencia.23
  • Generando canales de TV: News GPT va un paso más allá como servicio experimental de televisión las 24 horas, donde las historias y los presentadores son generados por la IA, sin intervención humana. Un pequeño descargo de responsabilidad advierte que el contenido puede tener inexactitudes o resultados inesperados. News GPT puede verse por YouTube y se ofrece como servicio informativo «sin sesgos humanos». La empresa no contestó nuestras solicitudes de entrevista y no está claro cómo obtiene sus noticias o si paga por ellas. Canal 1 AI, con sede en Los Ángeles, planea lanzar este año un servicio personalizado de noticias, que aprende qué historias quiere ver cada espectador y promete ofrecérselas en cualquier idioma. A los periodistas les preocupan las consecuencias de este tipo de automatización, tanto para el empleo como para la confianza en los medios.24

Estos desarrollos han suscitado críticas: para algunos, parte del sector periodístico se mueve con demasiada rapidez, dándole a la gente contenidos generados por IA sin normas claras de etiquetado o sin comprender los riesgos de los errores de la tecnología (las llamadas “alucinaciones”).25

En 2023, se descubrió que los artículos generados automáticamente por CNET estaban plagados de errores y mal señalizados. También Sports Illustrated incluyó reseñas de productos elaboradas por terceros, supuestamente en parte escritas por IA, sin la debida advertencia.26

Me preocupa la calidad de las noticias, dado que cada vez más empresas producen contenidos automatizados. La sobrecarga informativa empeorará, y producirá más confusión en los usuarios.

Marek Kopeć, director de Producto en Ringier Axel Springer Polska (Polonia)

El caso más convincente de uso de IA en las redacciones es la automatización de tareas rutinarias que hacen los editores, como añadir etiquetas de metadatos para SEO. No creemos que la IA sea algo que sustituya la labor informativa, que seguirá a cargo de los periodistas.

Ed Roussel, jefe digital de The Times y The Sunday Times

Los líderes que encuestamos atribuyen distintos niveles de riesgo a los diferentes usos de la IA. El mayor, por lejos, reside en la creación de contenidos (56%), y le sigue la recolección de información (28%). En cambio, la automatización del back-end (11%), la distribución y la programación se consideran tareas menos peligrosas. Esto explica que actualmente se preste más atención a la eficiencia del back-end y se actúe cautelosamente ante el periodismo automatizado (a veces llamado “roboperiodismo”).

¿Qué puede ocurrir este año?

Si 2023 fue el año de asimilación de la IA generativa, este 2024 será de adopción plena en las redacciones, para incorporar estas tecnologías a sus flujos de trabajo.

Herramientas de IA en todas partes

Es de esperar que surjan sofisticados asistentes de IA que mirarán por encima del hombro de los periodistas y sugerirán formas de hacer las historias más interesantes, más precisas o más relevantes. Un signo de los tiempos que vienen es el “Hennibot” de Helsingin Sanomat, ya integrado en el sistema de gestión de contenidos (CMS): es una herramienta que señala el lenguaje que puede mejorarse o hace recomendaciones, como un enlace más apropiado.

En Aftonbladet, un Asistente Juvenil crea cronologías, recuadros con datos, y preguntas y respuestas con el tono del medio, pero con el objetivo de garantizar que «alguien de 18 años» pueda entender sencillamente el contenido. En Filipinas, Rappler ganó recientemente un concurso de periodismo e inteligencia artificial gracias a un conjunto similar de herramientas llamado TLDR (derivado de la expresión en inglés too long, didn’t read, «demasiado largo; no lo leí»), que convierte los artículos publicados en resúmenes, gráficos y videos.

Nuevas puestos y directrices sobre IA en las redacciones

Este año se prevé el nombramiento de periodistas experimentados para coordinar las actividades y la estrategia en materia de IA. En noviembre de 2023, nuestro informe Redacciones cambiantes27 precisó que el 16% de los ejecutivos ya habían impulsado un movimiento así en su medio, y un 24% tenía previsto hacerlo. El New York Times ha designado a Zach Seward, proveniente de Quartz, como su primer director editorial de iniciativas de IA. La descripción del puesto incluye establecer cómo el periodismo del Times puede beneficiarse de las tecnologías de la IA generativa, ayudar a los reporteros a trabajar más rápido, e identificar normas y principios sobre cómo deben aplicarse las tecnologías (y cómo no).


  • 16% ya tienen un responsable de IA en su redacción (24% están trabajando en ello)
  • 16%tienen unas directrices detalladas de IA (35% están trabajando en ello)

Fuente: Redacciones cambiantes 2023.
Q11. To your knowledge, when it comes to generative AI, to what extent is your organisation implementing the following practices? Base: 130.


Otro enfoque, seguido por editores como Schibsted, es crear laboratorios de IA para dirigir la experimentación y coordinar los aprendizajes entre sus publicaciones y los países donde opera. La colaboración entre empresas también será más importante en 2024. “Hemos iniciado un proceso intersectorial para elaborar estándares de transparencia comunes para los productos de IA en los medios», detalla Olle Zachrison, responsable de estrategia de IA y noticias de la radio sueca SR. Otra iniciativa importante es la que coordina Reporteros Sin Fronteras: reúne a 16 organizaciones periodísticas y pensadores para definir una ética y unos principios que puedan aplicarse en todo el mundo.28

8. Inteligencia artificial, elecciones y noticias

Durante 2024 se celebran importantes elecciones en más de 40 países, y crece la preocupación sobre el posible uso de estas nuevas tecnologías por parte de políticos, activistas y «malos actores» externos con intenciones de influir en los resultados.

En la reciente campaña argentina, se utilizaron imágenes generadas por IA para captar la atención de los votantes y para denigrar a los dos principales candidatos. El ganador fue representado como una entidad maligna sedienta de sangre, mientras que su rival apareció en un video falso tambaleándose en las trincheras como protagonista de la película 1917, de la I Guerra Mundial. En Eslovaquia, días antes de unos comicios muy reñidos, se difundieron audios falsos en los que un postulante hablaba de cómo amañar las elecciones, y fue algo difícil de contrarrestar para los verificadores de hechos.30

Hasta ahora, estas intervenciones no parecen haber desempeñado un papel significativo en los resultados. Sin embargo, en Estados Unidos casi seis de cada diez adultos (58%) piensan que las herramientas de IA probablemente aumentarán la difusión de información falsa y engañosa durante la próxima campaña, según indica una encuesta reciente.31

Se trata de herramientas capaces de generar imágenes, audios y video sintéticos en cuestión de segundos, y también pueden dirigirse a grupos específicos de audiencia a gran escala. Pero la regulación electoral aún tiene que ponerse al día para neutralizar esta amenaza. Grandes empresas tecnológicas como Meta, Google y TikTok refuerzan sus defensas, exigiendo a usuarios y partidos políticos que declaren cualquier uso de IA al subir contenidos, impulsando equipos de integridad electoral y trabajando con chequeadores para identificar velozmente los contenidos falsos. En un primer ejemplo, la campaña del candidato presidencial republicano Ron DeSantis publicó un anuncio mezclando imágenes reales de su oponente Donald Trump con otras falsas, donde aparece abrazando al ex asesor médico Anthony Fauci. La propaganda no incluía ninguna aclaración. El Comité Nacional Republicano (RNC) también publicó un anuncio recurriendo a la IA generativa para exponer su visión de cómo serían otros cuatro años bajo la gestión de Joe Biden.

La política británica sufrió uno de sus primeros momentos deep fake en octubre, cuando se hizo viral un audio del líder de la oposición, Keir Starmer, aparentemente insultando empleados, y tuvo millones de visitas en X incluso después de que se descubriera que era falso.

El conflicto en Gaza también ha dado lugar a innumerables ejemplos de imágenes falsas, trucadas o estilizadas con fines propagandísticos, usadas por ambos bandos. Mediante unas simples instrucciones (prompts), las últimas versiones de herramientas como Midjourney pueden aportar imágenes hiperrealistas y detalladas de cualquier situación, y resultan difíciles de distinguir de las fotos de la vida real.

Fake image of IDF rally
Imágenes falsas generadas con IA que pretenden mostrar un apoyo unánime al Ejército israelí. 


Si bien seguramente se disparará este año el suministro de contenidos sintéticos, el impacto en los consumidores es más complicado de predecir. Hasta ahora, muchos deep fakes han sido relativamente fáciles de detectar y sólo una porción de ellos está diseñado para manipular o confundir al público.

Aun así, puede que el mayor peligro no sea que la gente “se crea las mentiras, sino más bien que nadie crea ya en nada más”, tal como escribió la filósofa política Hannah Arendt en el contexto de otro período turbulento. La gran mayoría de nuestros líderes encuestados son bastante pesimistas con respecto a las implicaciones para la confianza.

“La explosión de contenidos basura definitivamente tiene el potencial de hacer tambalear la confianza en los medios», subraya Christoph Zimmer, jefe de Producto de Der Spiegel (Alemania). Pero añade que también permite que algunos se diferencien “aún más claramente” como propuestas de calidad, y así pueden “incluso fortalecer nuestra posición».

¿Qué podría pasar este año?

Los reguladores se ponen firmes

En Europa, la ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés) ha hecho que las principales plataformas tecnológicas y sociales sean legalmente responsables por los contenidos que publican, entre ellos varios tipos de incitación al odio e interferencias en las elecciones. La lucha contra la desinformación (incluida la propaganda prorrusa) será un foco de atención clave en la UE, donde habrá comicios decisivos en varios Estados miembros.

Los reguladores buscarán demostrar que van en serio y tienen poder para multar a las plataformas (hasta el 6% de los ingresos globales) e incluso directamente prohibirles el acceso al mercado de la UE. Nada de ello puede descartarse y las miradas se centran en X, donde la moderación humana se ha reducido sustancialmente durante el último año, mientras otras grandes plataformas han robustecido sus acciones para cumplir la normativa. En diciembre, la UE lanzó un procedimiento formal contra X por la presunta divulgación de contenidos ilegales y desinformación.32

Se generaliza el etiquetado de contenidos hechos con IA

La inminente ley de Inteligencia Artificial de la Unión Europea pretende reducir aún más los riesgos, pero es improbable que su cumplimiento sea obligatorio antes de 2026, de modo que todo comienza con un código de prácticas voluntario sobre la desinformación generada por IA. Un punto crucial es que las plataformas detecten y etiqueten cualquier uso de la IA. Meta exige que los anunciantes políticos indiquen si recurren a la IA o a manipulación digital en su propaganda para Facebook, Instagram o Threads, en tanto que Google ha anunciado un enfoque similar. TikTok no acepta publicidad política, aunque insiste en la transparencia de los creadores de contenidos. No obstante, estas directrices se basan en gran medida en la honestidad, y también existe la preocupación de que los consumidores ignoren las etiquetas o que se genere un efecto contraproducente.

Integrar la IA en los flujos de trabajo de la verificación

Otra defensa puede proceder de las herramientas que usan IA para identificar más rápidamente las falsificaciones y las afirmaciones falsas. La principal chequeadora británica, Full Fact, ha integrado una serie de técnicas de IA para ayudar a los verificadores humanos a detectar nuevas declaraciones, incluso en tiempo real, utilizando la transcripción de voz a texto y cotejándolas con chequeos anteriores; también sirve para verificar o desacreditar afirmaciones.

The Newsroom, una startup de IA, viene desarrollando una tecnología para cruzar textos y declaraciones políticas; identifica distintos grupos que apoyan o refutan determinada afirmación y destaca las contradicciones de los políticos con respecto a sus dichos pasados. Además, ofrece material de referencia para que el periodista pueda profundizar.

9. Nuevos dispositivos e interfaces

Durante las últimas décadas, los ordenadores o los teléfonos inteligentes han sido las puertas de acceso a internet de la mayoría de la gente, arrastrándonos a situaciones extrañas y complicadas, y absorbiendo nuestro tiempo cada vez más. Pero los diseñadores creen que, en la era de la IA, puede haber mejores formas de acceder a la información y a las experiencias. En 2024 veremos el lanzamiento de dispositivos que buscarán acabar con nuestra dependencia del móvil, utilizando patrones de interacción como los comandos de voz, los movimientos oculares y los gestos. Muchos futurólogos piensan que nos dirigimos hacia un mundo de «computación ambiental”, donde los dispositivos portátiles procesan lo que oímos y vemos en tiempo real, con apoyo de asistentes virtuales que pueden responder preguntas y ofrecer información contextual en cualquier idioma.

  • Auriculares y audífonos inteligentes (hearables): hay unos 200 millones de altavoces inteligentes en los hogares de todo el mundo. Comercializados en su mayoría por Google y Amazon, están a punto de ser reinventados con IA y servirán para algo más que reproducir música. Los auriculares y los audífonos ya son omnipresentes, y cada vez son más los que se activan con nuevas indicaciones de voz y gestos.
  • Prendedores y colgantes: Humane lanzó un prendedor de solapa con IA (cuesta 699 dólares más suscripción de datos) con la idea de liberar al mundo de la adicción a los teléfonos inteligentes (scrolling).33 Este pequeño dispositivo se adhiere magnéticamente a la ropa y se controla mediante comandos de voz, tocando una pequeña almohadilla o proyectando una pantalla láser en la palma de la mano.
  • Gafas inteligentes: si bien las Google Glass no funcionaron, se trata de una tecnología que se renovará este año. El casco de realidad mixta Vision Pro de Apple saldrá a la venta en la primavera o el verano boreal, inicialmente en Estados Unidos, y anticipan que combinará a la perfección el contenido digital con el espacio físico. Aunque las críticas previas han sido positivas, su elevado precio (3.500 dólares) no permitirá que se convierta inmediatamente en un éxito masivo. El lanzamiento inicial está dirigido a desarrolladores y fanáticos de Apple. En unos años veremos gafas de realidad aumentada más prácticas y baratas.
  • Cascos de realidad virtual: la experiencia de uso de estos dispositivos ha mejorado notablemente en años recientes, gracias a los auriculares más ligeros con mejor resolución y mayor campo de visión, pero las experiencias inmersivas en metaversos han permanecido en gran medida en el reino de la ciencia ficción o se han limitado a los juegos. Sin embargo, los verdaderos creyentes como Mark Zuckerberg, consejero delegado de Meta, siguen comprometidos a largo plazo y este año la compañía renovará sus auriculares Oculus.

Nuevos dispositivos a la venta en 2024

Humane AI pin
El prendedor de solapa con IA Humane: ¿diseñado para reemplazar al smartphone?

En nuestra encuesta, muchos ejecutivos del sector periodístico continúan muy escépticos frente al posible reemplazo de los teléfonos inteligentes. De todos modos, cuatro de cada diez (41%) creen que los altavoces y los auriculares inteligentes ganarán importancia a mediano plazo, lo que explica en parte la mayor atención que se pondrá en el audio, tal como ya hemos destacado. Los casos de uso periodístico de realidad virtual y realidad aumentada siguen siendo difíciles de identificar.

https://datawrapper.dwcdn.net/qoSMa/1/¿Qué podría pasar este año?

Se vienen nuevos exterminadores de smartphones

Aunque algunos vaticinan que la primera versión del prendedor Humane fracasará,34este año pueden surgir dispositivos similares. Se dice que el líder de OpenAI, Sam Altman, y el ex-jefe de diseño de Apple, Jony Ive, trabajan en un aparato basado en IA que depende menos de las pantallas, junto con el consejero delegado de Softbank, Masayoshi Son.35Ive ya ha mencionado que los diseñadores de productos tienen la responsabilidad de tratar de mitigar la naturaleza adictiva de la tecnología.

Chatbots con personalidad

Si los chatbots pueden parecer un poco secos y aburridos, este año es probable que reciban una inyección de chispa. Meta recientemente anunció una serie de asistentes de IA basados en celebridades estadounidenses, como la influencer Charli D’Amelio y el ex-jugador de fútbol americano Tom Brady. Estos bots, creados con la plena colaboración de las estrellas implicadas, giran en torno a pasiones como el deporte, el baile y los videojuegos, pero pueden contestar preguntas sobre una amplia gama temática utilizando una serie de animaciones generativas. Diseñadas para hacer más divertidos los chatbots, estas celebridades de IA aparecerán en múltiples plataformas, incluido el metaverso. Los medios ya vienen experimentando con bots de noticias basados en datos personalizados,36 de modo que añadir el rostro y la personalidad de un periodista fiable puede ser el siguiente paso.

Gran año para la computación espacial

El lanzamiento del Vision Pro de Apple, con foco en los desarrolladores, empezará a mostrar el potencial de estas tecnologías, incluidos algunos casos de uso periodístico. El New York Times es uno de los medios que ha dedicado tiempo a crear experiencias 3D e inmersivas, por ejemplo con la vestimenta de David Bowie y con la misión Insight de la NASA a Marte. Pero hasta ahora ha sido una tarea difícil.

No obstante, hay nuevas herramientas que agilizan el proceso de creación y nuevos estándares como Web XR que permiten publicar contenidos una vez y acceder a ellos desde cualquier dispositivo, como un reloj, un teléfono móvil o un Vision Pro.

10. Conclusiones

La tecnología sigue avanzando a un ritmo extraordinario, muy por encima de la capacidad de asimilación y comprensión que tenemos la mayoría de los seres humanos. Los medios saben que deben asumir y abrazar estas disrupciones, pero durante un tiempo es poco probable que se conozcan todas sus implicaciones.

Las organizaciones periodísticas con visión de futuro tratarán de crear experiencias y contenidos únicos que la IA no pueda reproducir con facilidad. Esto puede incluir seleccionar, organizar y presentar noticias en directo, análisis en profundidad, experiencias humanas que generen conexión, y formatos más largos de audio y video. Pero también se centrarán en utilizar la IA para que sus negocios sean más eficientes en un panorama económico cada vez más complejo. Al mismo tiempo, trabajarán para empaquetar y distribuir contenidos de modo que el periodismo sea más relevante para distintas audiencias, lo que ayudará a abordar problemas como la escasa participación y la evasión selectiva de noticias.

El impacto de la IA en el entorno de las plataformas es más difícil de predecir. Dependerá, en gran medida, de la actitud del público hacia la tecnología, pero también de qué tan responsablemente actúen las propias plataformas mientras se desarrolla la batalla entre aceleracionistas y “fatalistas”.

Algunos líderes mediáticos citados en este informe albergan la esperanza de que se fortalezca la posición del periodismo ante la inminente avalancha de contenidos sintéticos poco fiables. Y que se recupere la confianza. A otros les preocupa que el público pierda la confianza en toda la información, lo que socavaría aún más las democracias de todo el mundo.

Este año nos aportará más pistas sobre cuál de estos escenarios se impondrá y sobre el apetito de los gobiernos por regular el poder de los gigantes de la IA. Igualmente importante será el resultado de los procesos legales sobre propiedad intelectual, que podrían abrir (o restringir severamente) la manera en que el contenido periodístico puede usarse para entrenar modelos de IA sin la debida compensación.

A poco más de un año del lanzamiento público de ChatGPT, todavía estamos en las primeras fases de comprensión de qué significa. El proceso continúa, aunque este año también empezaremos a reaccionar y a construir una visión para el periodismo en la era de la IA, y cómo los humanos y las máquinas pueden coexistir de forma productiva.

Metodología de la encuesta


https://datawrapper.dwcdn.net/qsnft/1/Los 56 países y territorios representados en la encuesta incluyen Australia, Nueva Zelanda, Taiwán, Hong Kong, Singapur, Filipinas, Tailandia, Vietnam, Japóin, Nigeria, Sudáfrica, Kenia, Ecuador, Costa Rica, Nicaragua, Uruguay, México, Brasil, Colombia e Israel, pero la mayoría vinieron de Reino Unido, EEUU o países europeos como Alemania, España, Francia, Austria, Finlandia, Noruega, Dinamarca y Países Bajos así como Polonia, Hungría, Eslovaquía y Ucrania entre otros. 

Los participantes rellenaron una encuesta online con preguntas específicas sobre sus intenciones estratégicas en 2024. Hasta un 90% respondieron la mayoría de las preguntas aunque las tasas de respuestas varían. La mayoría contribuyeron con comentarios e ideas en respuestas abiertas y algunas de estas respuestas se citan con permiso en este documento. 

El autor agradece las sugerencias de varios editores, académicos y expertos del sector mientras preparaba este informe a través de conversaciones y correos electrónicos. Estos incluyen a Rasmus Kleis Nielsen, director del Instituto Reuters; Alexandra Borchardt, consultora e investigadora senior asociada del Instituto; Manjiri Carey, BBC News Labs; David Caswell, experto en IA de Structured Stories; Sarah Ebner, Financial Times; Pedro Henriques, The Newsroom AI; Troels Jørgensen, director digital de Politiken; Esa Mäkinen, Helsingin Sanomat; Craig McCosker, ABC, Australia; Matt Navarra, consultor de redes sociales; Grzegorz Piechota, INMA; Damian Radcliffe, University of Oregon; Martin Schori, Aftonbladet; David Tvrdon, periodista y experto en estrategia digital, Eslovaquia.

Notas al pie

1 Europol (PDF)

2 La puntuación neta es la diferencia en puntos porcentuales entre la proporción que respondió más esfuerzo y la que respondió menos esfuerzo.

3 The Guardian

4 WhatsApp blog

5 The Verge

6 The Verge

7 New York Times

8 Esta investigación del Instituto Reuters se publicará al inicio de 2024

9 Financial Times

10 The Verge

11 Medill School of Journalism

12 Nieman Lab

13 Newman, N., Robertson, C. T. 2023. Paying for News: Price-Conscious Consumers Look for Value amid Cost-of-Living Crisis. Oxford: Reuters Institute for the Study of Journalism. En español aquí

14 Royal Television Society

15 Press Gazette

16 The Guardian

17 Press Gazette

18 Reuters

19 Oxford Climate Journalism Network

20 queerbeat

21 Twipe Mobile

22 Global Print Monitor

23 RadioToday

24 ReadWrite

25 FAZ

26 CBS News

27 Cherubini, F., Sharma, R. 2023. Changing Newsrooms 2023: Media Leaders Struggle to Embrace Diversity in Full and Remain Cautious on AI Disruption. Oxford: Reuters Institute for the Study of Journalism. En español aquí

28 Reporters Without Borders

29 Context

30 Wired

31 Associated Press

32 The Guardian

33 The Verge

34 Cult of Mac

35 New York Times

36 Semafor

Fuente: Reuters Institute

Imagen de Rosy / Bad Homburg / Germany en Pixabay

Vistas:

862