El COVID-19 es al Estado solucionista lo que el 11S fue para el Estado de vigilancia: la oportunidad perfecta para desplegar el solucionismo, una ideología que recomienda un conjunto de medidas ad hoc para mantener en funcionamiento el capitalismo globalizado. En este momento de crisis, ¿es posible pensar en una tecnología cuya infraestructura no sea la del consumo individual y que permita formas de coordinación solidarias?

La epidemia de COVID-19 surge en un contexto histórico particular. Por un lado, luego de haber creído durante treinta años que no había solución frente al alineamiento del capitalismo globalizado y de la democracia liberal, la humanidad despierta poco a poco de un coma que se había impuesto. La idea de que la situación podría mejorar, pero también degradarse, no sorprende a nadie.

Por otro lado, estos últimos cuatro años, marcados por el Brexit, la elección de Donald Trump, la ascensión y luego la caída de Jeremy Corbyn y Bernie Sanders, demostraron la resiliencia del capitalismo mundial. Un simple cambio de ideología, del mundialismo al nativismo o del neoliberalismo a la socialdemocracia, no fue suficiente para transformar las relaciones sociales y económicas. Frente a la perspectiva de una reforma total del capitalismo, las ideologías que antes parecían tan radicales resultaron impotentes y banales.

¿Qué pensar entonces de la emergencia sanitaria actual? Los que depositan sus esperanzas en el potencial transformador y emancipador de la crisis de COVID-19 corren el riesgo de desilusionarse pronto. No es que nuestras expectativas sean excesivas; algunas medidas propuestas como el ingreso básico universal y el Green New Deal son razonables y absolutamente necesarias. Sin embargo, se subestima la resiliencia del sistema actual, al tiempo que se sobreestima la capacidad de las ideas para cambiar el mundo sin infraestructuras sólidas y resistentes en el plano tecnológico y político que permitan su implementación.

Seguir leyendo: Le Monde Diplomatique

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *