Google reivindicó el Orgullo con un ‘doodle’ dedicado a la activista transgénero negra

Pero… ¿quién es Marsha P. Johnson?

La Rosa Parks de los derechos homosexuales

Marsha P. Johnson lo tenía todo para encarnar este año la reivindicación del Orgullo Gay y Google ha estado atento a ello, al dedicarle este martes (pasado) un ‘doodle’ a su figura. La activista, una de las promotoras de las protestas de Stonewall, que dieron lugar al día de la reivindicación homosexual, era además transexual y negra, en un momento en el que Estados Unidos sigue bullendo por las protestas por los abusos policiales, ahora tras la muerte del afroamericano George Floyd, y las redes sociales han clamado contra la escritora J. K. Rowling por supuestamente negar la condición de mujer a las transgénero.

+ info: El Periódico – Carmen Jané

+ info: MARSHA P. JOHNSON (1945-1992)

Marsha P. Johnson y Sylvia Rae Rivera.
Reclamo a la Marcha del Orgullo LGBTIQ

 

Los guiños de las marcas a la comunidad LGBT no caen en saco roto y dan alas a la inclusión

+ info: marketing directo

El 82% de los consumidores cree que el marketing LGBT es de alguna manera reflejo del apoyo de la marca que está parapetada detrás a la diversidad en todos sus ámbitos.

La representación de personas adscritas a la comunidad LGBT en los medios (incluyendo la televisión, el cine y los anuncios) se traducen en mayor aceptación social de este colectivo. En este sentido, las marcas que en su publicidad hacen guiños a las personas LGBT (y a las que a veces se las tacha de oportunistasestán coadyuvando en último término a la inclusión de este colectivo.

Disfruta las nuevas Príncipe:

 

La fe cristiana y los derechos de la comunidad trans cohabitan en este spot de Diesel

+ info: Marketing Directo

Rubricado por Publicis Italia, el spot narra la historia de Francesca. El anuncio da cuenta de la transición de Francesca, que logra arrojarse en los brazos de su verdadera identidad y consigue finalmente ser reconocida como mujer. Sin embargo, a medida que avanza el spot, el espectador es pronto consciente de que su narrativa no da cobijo única y exclusivamente a los derechos de la comunidad trasngénero. En el spot la fe desempeña un rol absolutamente protagonista. Y el objetivo no es otro que reconciliar las creencias religiosas con la identidad de género.