La Ley Trans, cuando la voluntad expresa no basta…

El Ministerio de Igualdad no está dispuesto a renunciar, pero su socio de Gobierno exige un texto con «seguridad jurídica».

La voluntad expresa en cuanto a la autodeterminación de género sigue siendo el problema a resolver. No basta para algunas personas o, al menos, ese es el principal motivo de rechazo que se expone en el escenario público. ¿Quizá porque piensan que es el más rebatible?

Llama también la atención que la polémica se haya centrado solo en un aspecto. La comunicación polarizada tiene también este efecto: aconseja centrar el discurso/el argumento en una única idea. Si se acierta en esa elección, ganar la lucha retórica está casi garantizada.

Pero, ¿cómo se ha resuelto (o no) en otros países? Si la autodeterminación de la propia persona no se considera suficiente, ¿quién, qué o quienes (y cómo) han de intervenir para certificarla?

Pues bien, la cuestión está en decidir a qué opinión dar valor:

  1. ¿A la que procede del entorno social más cercano; es decir, a las personas que pueden atestiguar una realidad?  Ejemplo: debe haber estado viviendo de acuerdo con dicha identidad durante 3 años y conseguir testigos que así lo expresen (Alemania)
  2. ¿A la judicial, como garante de que aquello no es una ocurrencia que, además, puede haber sido algo improvisado tras, por ejemplo, una mala noche? Ejemplo: se necesita el aval de los tribunales de familia o por un notario público (Francia)
  3. O ¿la decisión médica, pues solo el patologizador puede despatologizar? Ejemplo: se requiere de un informe psicológico (Austria)

Hemos hecho un resumen algo irónico, perdonen ustedes.

Mejor lean el artículo completo y ya decidirán ustedes la mejor opción:
«Cuatro posibles puntos de encuentro sobre la Ley Trans para un feminismo dividido»
Infolibre (Sabela Rodríguez Álvarez)

Una recomendación de Amparo Huertas Bailén, coordinadora del Máster en Comunicación LGTBI+ – UAB

 

Lost in translation: los retos del lenguaje no binario para los traductores

En el videojuego Hades, el Caos no solo es un concepto mitológico, sino también un personaje. La versión original utiliza el pronombre neutro «they«, que indica que no es ni un hombre ni una mujer. Sin embargo, en la versión traducida al español, usa el pronombre masculino «él». En Apex Legends, el personaje Bloodhound también usa el pronombre «they» porque se desconoce su género, pero en la versión española es mujer….

Seguir leyendo: El Pais (Verne), Paloma Chen

Entrar en el Observatorio de palabras (RAE)

Imagen: fragmento de la portada provisional de LA TIERRA DE LAS GEMAS # 09 (Haruko Ichikawa)

 

Identity Collision: Older Gay Men Using Technology

Avi Marciano, Galit Nimrod, Identity Collision: Older Gay Men Using Technology, Journal of Computer-Mediated Communication, Volume 26, Issue 1, January 2021, Pages 22–37, https://doi.org/10.1093/jcmc/zmaa016

We looked into older gay users’ identity work by applying thematic analysis to 17 semi-structured, in-depth interviews with participants aged 66–81 (mean = 73)

This study examines identity work among older gay men in relation to Information and Communication Technology (ICT). It draws on the notion of IT identity—the extent to which individuals experience technology as integral to their sense of selves—to explore how their homosexuality and advanced age shape their relationships with technology. Applying thematic analysis to 17 semi-structured, in-depth interviews with gay male users aged 66–81, we show that while homosexuality and technology enable and reinforce one another, the relationship between technology and advanced age can be better defined by alienation and estrangement. Consequently, we argue that technology constitutes a crossroads at which the gay and elder identities intersect and collide. In this sense, technology is similar to other cultural constructs, like sexuality, that challenge the merger of advanced age and homosexuality, rendering the older gay identity almost impossible.