Surrealismo queer: ¿Quiénes fueron Claude Cahun y Marcel Moore?

Quizá la primera pareja de artistas e intelectuales queer de la historia, surrealistas y antifascistas.

“¿Masculino? ¿Femenino? Depende de la situación. El neutro es el único género que siempre me sienta bien”. Esto declaró Lucy Schwob en Aveux non avenus (1930) —una colección de ensayos, sueños y collages—. Mejor conocida por su pseudónimo, Claude Cahun, exploró el abanico del género y la identidad queer por medio de la escritura, la actuación, la fotografía y el fotomontaje.

Marcel Moore fue el pseudónimo que utilizó Suzanne, nacida en 1892. Para 1916 Moore se estableció como artista gráfica. Sus ilustraciones fueron un trabajo típico de la escena emergente de moda en el París de su época, donde se integraban influencias de culturas no occidentales, en especial la japonesa.

Moore hizo una vida con Cahun como su hermanastra, amante y colega durante más de cuarenta años.

Leer completo: Replicante (Santiago Díaz)

 

 

Loewe inaugura una exposición sobre Divine con motivo de PHotoEspaña 2021

La muestra, que consta de más de 40 imágenes (incluidas algunas de su infancia extraídas de sus álbumes personales) comienza hoy en Casa Loewe Madrid.

Divine es uno de los mayores iconos queer de toda la historia. El personaje creado por Harris Glenn Milstead (1945-1988) en los años 60 como catarsis de sus traumas de infancia ha trascendido más de lo que él mismo pudo imaginar jamás. En vida, Divine fue una revolución underground que desafió las normas de género imperantes e incluso las convenciones drag, pues huyó de la feminidad elegante para reivindicar la escoria y moverse cómodamente fuera de los márgenes de lo considerado como buen gusto.

Leer completo: harpersbazaar

Más información: Dos manzanas 

 

The realm of the secret self (El reino del yo secreto)

This essay is excerpted from New Queer Photography edited by Benjamin Wolbergs and published by Gingko Press.

There’s a quality of light I love that I find in all of M. Sharkey’s photos, and I find I am tempted to speak of him as someone like the portrait painter John Singer Sargent, and the way all of his photographs seem to belong to one world because of the light we find in them, a light not so much covering his subjects but illuminating them from within (…). “Queer Kids” then as a project is a radical one, because it shows them as wholly human, participating in their self-presentation, and even if they don’t seem confident in their expressions, exactly — there’s really only one vamp in this group, with their sunglasses, the hand on the hip — we see the confidence it takes to let someone in far enough to be uncertain in their presence. The word “vulnerable” is almost meaningless from overuse, but it means more than unguarded. It means that you admit someone to the realm of the secret self. Or at least, one of them. Even if that someone is only you, as the subject of the photo.

Continue reading: Hyperallergic (Alexander Chee)