‘The Last of Us 2’: Abriendo el camino para la diversidad en los videojuegos

Donkey Kong (1981) fue uno de los primeros videojuegos de la historia. No solo sentó los precedentes de lo que sería Nintendo, sino que marcó un antes y un después en el desarrollo de los títulos de plataformas. Las mecánicas eran simples. Jumpman (luego conocido como Mario) debía rescatar a Pauline de las garras de un gigantesco mono inspirado en King Kong (1933). Con ello también inauguró uno de los clichés más repetidos en las consolas: el de la damisela en apuros.

Pero algo está cambiando….

El cliché de la damisela en apuros sigue estando vigente, al menos en lo referido a las grandes producciones (y no tanto a la escena indie), pero también existen ejemplos de lo contrario. De juegos que intentan subvertirlo para que, esta vez sí, dejen de ser frágiles doncellas para convertirse en personajes con voz propia. Uno de ellos es, además, uno de los títulos más esperados de los últimos años: The Last of Us Parte 2.

Naughty Dog ha decidido contar con Halley Gross, guionista conocida por su trabajo en la serie Westworld, para aportar en uno de los planos más importantes de este título: el de la diversidad. Así lo dijo Druckmann en una reciente entrevista realizada por GQ, donde señala que la diversidad en los videojuegos es tan importante como los gráficos, la música o el combate porque «conduce a mejores historias». Y, en esta historia, se muestran abiertamente relaciones homosexuales, personajes trans, mujeres embarazadas o protagonistas de todas etnias o razas. Pero, quizá, lo más importante es que no están definidos únicamente por estos rasgos.

Leerlo completo Aviso de spoilers : El diario (José Antonio Luna) 

Para jugadorxs: Análisis The Last of Us Parte II, la obra maestra de Naughty Dog para PS4 (Álvaro Alonso)

Aunque no hace falta que lo digamos, porque resulta obvio a estas alturas, The Last of Us Parte 2 apuesta por la diversidad en todos los frentes. Lo que sí que hay que hacer es aplaudirlo, pero no por la naturalidad con la que se trata a personajes LGTBI y sus relaciones o por reivindicar a colectivos oprimidos, porque eso es algo que ya damos por hecho en un juego de Naughty Dog; hay que aplaudirlo porque hacerlo sin ningún tipo de tapujos en una obra que van a jugar tantísimas personas, con la visibilidad que esto supone, es todo un ejemplo a seguir para cualquier estudio AAA.

Pixar: De salir del armario a enfrentar el machismo

Cortos de Pixar que abordan la política que Disney evita

Hace unos días Pixar estrenaba Out (Salir), un cortometraje protagonizado por un joven que se enfrentaba al conflicto de contarle a sus padres que era gay. La armarización y el temor al rechazo en la comunidad LGTBIQ nunca se habían abordado de una forma tan tangible, abierta y sincera en una ficción de Disney.

La compañía del ratón, que compró Pixar en 2006, siempre se ha mostrado reticente a la asunción de narrativas abiertamente sociopolíticas, aunque sus películas no estén ni mucho menos exentas de ofrecer lecturas en este sentido. Lo LGTBIQ, sin ir más lejos, lleva produciendo quebraderos de cabeza en los estudios mucho tiempo, y les ha granjeado más de un boicot.

Seguir leyendo: El diario (Francesc Miró)

Vídeo (TV3): Els curtmetratges infantils s’atreveixen amb protagonistes LGTBI

Edutainment: el caso de la serie «Oh my goig!»

¿Es posible entretener y educar a través de la ficción?

Esto es lo que quiere conseguir el equipo de Oh my goig!, una propuesta original de la productora Camille Zonca para Betebé, que además cuenta con un comité de jóvenes y la asesoría de El Parlante.

«Oh my goig! (traducido sería «Oh mi gozo!» pero es evidente que juega con la expresión «Oh my God!») fue, probablemente, uno de los primeros programas, a escala nacional, que defendió los feminismos, la comunidad LGBTI y los derechos sexuales y reproductivos de la población más joven» dice orgulloso Albert Baquero Roig, productor de Camille Zonca.

Estamos hablando del año 2016 cuando empezó esta aventura televisiva en forma de magacín. Desde entonces, el interés por estas temáticas fue en aumento y, al convertir el programa en una serie de ficción, se han encontrado con un panorama mucho más diverso, y con una oferta nacional e internacional más amplía.

Pero, son muchas las cuestiones que marcan la diferencia en Oh my goig!-La Serie. Una de ellas, sin duda, es el trabajo participativo que se hace desde la tercera temporada, donde el comité de jóvenes asesores realiza una lectura colectiva con guionistas y productoras para darle más realismo a la serie y a los personajes.

Seguir leyendo: El Parlante 

La serie juvenil ‘Oh my goig‘ recibió el premio a la diversidad en el audiovisual concedido por el Consejo del Audiovisual de Catalunya en 2019 en la categoría de televisión. Vídeo entrega premio: https://beteve.cat/cultura/oh-my-goig-premi-cac/