James Humphrey Morris: Existencias, Resistencias y Literatura

Una interesante narrativa periodística publicada en 2016 por Jot Down: El viaje alucinante a los dos sexos, de Mar Padilla 

«Un periplo extraordinario el suyo: el que va de un sexo a otro. De eso hace ya mucho tiempo, en el siglo pasado. Era cuando se llamaba James y solo tenía dos certezas absolutas: una era que quería ser escritor, y la otra era que en realidad era una mujer»

Un interesante libro: Crítica en Babelia (El País)

 

 

 

 

 

 

 

Un interesante estudio sobre el libro: Literatura y existencia. Resistencia trans en los artefactos literarios, de Eric Sancho Bru (2020)

«En el caso de El Enigma (1974), de la escritora británica Jan Morris, la autora muestra una comprensión de lo trans propia de su época, muy ligada al discurso médico patologizador, mostrado desde el punto de vista de una persona adinerada y de clase social privilegiada. No participa del colectivo trans ni tampoco de los discursos más empoderados que surgieron a principios de los 90, reflejados en los llamados Estudios Trans, Estudios de Género y las Teorías Queer (Stryker, 2017). Morris escribe para un lector cisgénero (es decir, que no es trans) y justifica su decisión de transitar como personaje público que es. Al acompañar a este lector, Morris se enfrenta a sus experiencias, a las que intenta dar sentido, obligándose a reflexionar y a dar una forma coherente a su vida»

 

 

Camila Sosa Villada: «Me interesa poner en discusión la maternidad trans»

La vida de un grupo de travestis cambia completamente cuando encuentran en el parque donde trabajan a un bebé abandonado, un suceso que marca la línea del relato de «Las malas», el libro de Camila Sosa Villada, un éxito en Argentina recién publicado en España en que la autora pone sobre la mesa la maternidad trans.

Seguir leyendo: Efe

«Porque la infancia es el territorio donde el patriarcado disputa su perpetuidad. Donde el patriarcado se asegura seguir existiendo. Entonces a mí me interesaba molestar un poco, empezar a ponerlo en discusión»

Cuando el amor no se atreve a decir su nombre

Un análisis de «Para acabar con Eddy Bellegueule», la controvertida novela del francés Édouard Louis en la que que relata su infancia gay en el mundo rural (por  Nicolás Mavrakis)

Édouard Louis (Francia, 1992, originalmente Eddy Bellegueule) nació con los elementos para que su cuerpo desarrollara rápido ‒“le robaba la ropa a mi hermana y me la ponía para desfilar”‒ una afrenta particular a determinados tipos de masculinidad. En especial la que “encarnaba todos los valores masculinos tan celebrados” mediante el procedimiento de resistirse “a la disciplina escolar”.

Nacido y criado como mártir ‒que en griego significa testigo‒, Eddy Bellegueule es, en Para acabar con Eddy Bellegueule (Salamandra, 2015), una víctima de los prejuicios de una Francia particularmente provinciana a finales de la década del noventa del siglo XX. Y esa es una Francia interesante para cualquier lector porque se mantiene intacta frente al progresismo cultural y social parisiense, y lejos de la influencia de sus históricos recintos de pensamiento académico, históricamente permeables al amor que no se atreve a decir su nombre.

Refractaria de esa cultura oficial, la Francia de Eddy Bellegueule es la Francia profunda y reaccionaria de Jean-Marie Le Pen ‒una Francia coherente con su historia antes que con sus deseos conscientes, si se tiene noticia del premio Nobel Patrick Modiano‒, y en la que pueden desatarse verdaderos festines de sadismo, intolerancia y ‒a falta de una palabra más precisa‒ discriminación.

Abusado y marginado en el bachillerato, acusado y estigmatizado en su casa familiar, Eddy Bellegueule aprende de la peor forma la que será la peor parte de su vida de “marica, loca, maricón, mariposón, mariquita, sarasa, julandrón, amanerado, invertido, amanerado, afeminado, bujarrón, puto, o el homosexual, el gay”.

Seguir leyendo…. Para acabar con Eddy Bellegueule (por  Nicolás Mavrakis)