Cuando el amor no se atreve a decir su nombre

Un análisis de «Para acabar con Eddy Bellegueule», la controvertida novela del francés Édouard Louis en la que que relata su infancia gay en el mundo rural (por  Nicolás Mavrakis)

Édouard Louis (Francia, 1992, originalmente Eddy Bellegueule) nació con los elementos para que su cuerpo desarrollara rápido ‒“le robaba la ropa a mi hermana y me la ponía para desfilar”‒ una afrenta particular a determinados tipos de masculinidad. En especial la que “encarnaba todos los valores masculinos tan celebrados” mediante el procedimiento de resistirse “a la disciplina escolar”.

Nacido y criado como mártir ‒que en griego significa testigo‒, Eddy Bellegueule es, en Para acabar con Eddy Bellegueule (Salamandra, 2015), una víctima de los prejuicios de una Francia particularmente provinciana a finales de la década del noventa del siglo XX. Y esa es una Francia interesante para cualquier lector porque se mantiene intacta frente al progresismo cultural y social parisiense, y lejos de la influencia de sus históricos recintos de pensamiento académico, históricamente permeables al amor que no se atreve a decir su nombre.

Refractaria de esa cultura oficial, la Francia de Eddy Bellegueule es la Francia profunda y reaccionaria de Jean-Marie Le Pen ‒una Francia coherente con su historia antes que con sus deseos conscientes, si se tiene noticia del premio Nobel Patrick Modiano‒, y en la que pueden desatarse verdaderos festines de sadismo, intolerancia y ‒a falta de una palabra más precisa‒ discriminación.

Abusado y marginado en el bachillerato, acusado y estigmatizado en su casa familiar, Eddy Bellegueule aprende de la peor forma la que será la peor parte de su vida de “marica, loca, maricón, mariposón, mariquita, sarasa, julandrón, amanerado, invertido, amanerado, afeminado, bujarrón, puto, o el homosexual, el gay”.

Seguir leyendo…. Para acabar con Eddy Bellegueule (por  Nicolás Mavrakis)

«Corazón en Fuga», un documental sobre Pedro Lemebel (1952-2015)

¿Quién era Pedro Lemebel?

Pedro Lemebel (1952-2015) fue seguramente el único escritor chileno que se maquillaba y usaba zapatos de tacón alto, al menos en público. Maquillaje y tacones fueron parte de la propuesta contestataria de este escritor, que de ser un niño pobre criado a orillas de un basural y un artista travestido, que usaba la provocación como herramienta de denuncia política, pasó a ser uno de los autores chilenos más comentados y exitosos de las últimas décadas.

+ info: Memoria chilena  (Biblioteca Nacional de Chile)

Tengo miedo torero, de Pedro Lembdel

En este libro se cuenta una historia de amor en el Santiago del 86, el año del atentado a Pinochet. Un muchacho del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que va a participar en la acción, vive una relación sentimental con un gay que lo apoya, sin saber-sabiéndolo, en sus planes políticos. Pero éstos fracasan y acaba también su relación. El escenario es exactamente el del año que pudo ser decisivo pero no lo fue: las protestas, los neumáticos humeando en las calles de la capital, los apagones; el repiqueteo a menudo tan angustioso del «Diario de Cooperativa»; los boleros, rancheras y baladas de la época; Pinochet lidiando en la intimidad con sus fantasmas y sus pesadillas, y con una Lucía, su mujer, encaprichada con los últimos modelos de Nina Ricci; y la Loca del Frente, protagonista y testigo, personaje carnavalesco entrañable, puente entre los sueños y la desdicha.

 

Literatura infantil i juvenil LGTBI

Imatge: Portada del llibre Pesigolles, de Alba Barbe i Serra y Sara Carro Ibarra (2017)

La presència de personatges que responguin a la diversitat sexual de la nostra societat encara és anecdòtica a la literatura infantil i juvenil

Feu un exercici. Entreu en una llibreria generalista i dirigiu-vos a la secció de literatura infantil i juvenil. Intenteu buscar una història amb una protagonista lesbiana. La trobeu fàcilment? O amb un protagonista transsexual? O intersexual? Probablement en trobareu algun llibre, sí, però veureu que la majoria d’històries encara estan protagonitzades per personatges heterosexuals. Però… i la diversitat sexual? Està prou representada en la literatura?

Bel Olid, escriptora, traductora i presidenta de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana (AELC), ens diu: “Durant anys ens han acostumat a històries protagonitzades pels mateixos personatges de sempre: heterosexuals. Ara, a poc a poc, es van publicant més històries amb protagonistes gais, transsexuals o bisexuals, per exemple, tot i que encara queda un llarg camí per recórrer. Estem lluny de la normalitat. En cap cas estem davant d’una moda de literatura LGTBI. Tot i així, hi ha editorials que estan fent bona feina en aquest aspecte. Penso ara en Edicions Bellaterra, que opta per autors d’aquí, o en Egales, per exemple”.

+ info: ara.cat (Laia Aguilar)