El flamenco disidente

El auge del flamenco disidente, queer, feminista y no binario

Originariamente, el flamenco le ha cantado a las fatiguitas, al amor y al mal de amores, a la belleza o a la pobreza, e incluso a la comida, entre otros menesteres de la vida cotidiana. Pero desde hace unos años, entre todo ese enorme abanico de temas, la defensa y reivindicación de las identidades de género disidentes, no conformes, que rompen con los códigos binarios y con lo normativo, han ido ganando peso en un género que siempre ha acogido a los que la sociedad dejaba al margen.

+ info: Vice (Carmen Marchena) 

El “¡Viva!” de Manuel Liñán representa algo nuevo para el público flamenco: una expresión franca y alegre de la identidad gay

Una bailaora en un largo vestido rojo está sola de pie en la oscuridad, de espaldas al público. Una voz melancólica resuena y sus brazos aletean ligeramente, como si despertaran por su sonido acongojado. “Eres una rosa”, entona el cantaor. El cuerpo de la bailaora se mece ligeramente, como si tomara fuerzas, antes de darse la vuelta con un movimiento rápido.

+ info: Clarín / The New York Times International Weekly (Marina Harss)

Historia queer del flamenco. Desvíos, transiciones y retornos en el baile flamenco (1808-2018)
Fernando López Rodríguez (2020)

Si este libro lleva el título de Historia queer del flamenco es, al menos, por dos razones:

En primer lugar, porque una de mis motivaciones fundamentales como investigador y artista ha sido buscar, analizar y reivindicar figuras y espacios «marginales» del flamenco que no aparecían en los manuales habituales sobre este arte y cuya ausencia daba, a mi entender, una imagen distorsionada sobre quiénes, dónde y cómo han hecho «flamenco» —y por qué— a lo largo de su reciente historia. Este grupo de gente «rara» incluye a feministas, travestis, machorras y afeminados, pero también a gitanos, personas con diversidad funcional e intelectual, guiris y artistas «incomprensibles» empeñados en hacer las cosas «de otra manera» sin renunciar por ello a la categoría de flamenco.

En segundo lugar, lo queer de esta Historia es mi mirada, que intento desviar para hablar del cuerpo y desde el cuerpo, abandonando debates bizantinos sobre purezas e impurezas, anécdotas sobre la vida de los artistas que se hallan completamente desligadas de los procesos de creación; mitologías sobre «genios» que parecen más profetas que artistas y que parecen hacer arte en solitario y completamente desligados de sus colaboradores y del momento histórico, social, económico y artístico en el que vivieron.

+ info: Librería Berkana

+ info: Entrevista Fernando López

Ana Brenes i Jero Férec ‘A Utrera’ – Feeel | betevé

Suspendido en Qatar un acto del grupo Mashrou Leila por «seguridad» ante presiones contra la comunidad LGTBI

+ info: Europa Press

Suspendido en Qatar un acto del grupo Mashrou Leila por «seguridad» ante presiones contra la comunidad LGTBI

Una universidad estadounidense ha anunciado la suspensión de un acto en su campus en Qatar en el que iba a participar el grupo libanés Mashrou Leila, cuyo cantante es abiertamente homosexual, citando «motivos de seguridad», ante presiones contra la comunidad LGTBI.

«La decisión ha sido adoptada por motivos de precaución derivados de varios factores, incluidos motivos de seguridad para la banda y la comunidad», ha dicho Jon Yates, director de comunicaciones de la Northwestern Universit.

La voz de Galicia (29/07/2019): Mashrou Leila, los héroes del «indie pop» árabe, perseguidos por homofobia

Vídeo: Mashrou’ Leila: NPR Music Tiny Desk Concert (2016)

Video: Mashrou’ Leila – Cavalry (Official Music Video)

 

 

 

Dorian Wood, una voz apátrida y no binaria al servicio de Chavela Vargas

+ info: El País

Una pequeña tienda cercana al metro La Latina sirve de refugio para Dorian Wood (Los Ángeles, 1975) cada vez que pasa por Madrid. Se llama Molar Discos & Libros y está repleta de vinilos y de textos en su mayoría dedicados a la música. Entre sus estantes, se siente como en casa. Aunque el término “hogar” cobra un sentido propio para alguien que se ha criado entre dos mundos, los Estados Unidos de su nacimiento y la Costa Rica de sus padres, y que recorre los escenarios del mundo reventando etiquetas con sus melodías y su rotundo físico. “Eso de sentirse de ningún sitio es un lujo y una maldición”, advierte. Conoce a los dueños de este lugar a través del artista y mediador cultural Christian Fernández Mirón, que es quien hace de anfitrión para esta inusual estrella cada vez que llega a la ciudad. “No son los objetos que hay en la tienda los que me hacen sentir apego hacia este lugar, sino las conversaciones y los encuentros que retomo en ella”, confiesa poco antes de actuar este martes en los Teatro del Canal, dentro del Festival Internacional de Arte Sacro de la Comunidad de Madrid (FIAS).

Su presencia extrañamente angelical encaja con la divina premisa de este ciclo. Y eso que ni su género, ni su fisionomía, ni el color de su piel coincide con la imagen que el arte y la cultura han creado de los ángeles. El de hoy será el segundo de una serie de conciertos especiales que le traen de nuevo a la capital con el proyecto Xavela Lux Aeterna, que también sonará este sábado 7 de marzo en el Real Coliseo de San Lorenzo del Escorial. Con este espectáculo pone su rotunda voz apátrida y no binaria, con la que representa a la comunidad LGTBI+, a los migrantes y a la belleza disruptiva, al servicio de los himnos de Chavela Vargas (1919-2012). “Ella gritaba amor a través de su música, por más dolorosa que fuera. Sus canciones son la historia de mi vida”, cuenta de quien ha sido un referente para esas mismas minorías.