Una sentencia avala que Twitter suspenda cuentas que difunden mensajes homófobos

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha rechazado el recurso de José Luis Sánchez Saliquet, cabeza de lista de Vox al Senado por Ibiza en las elecciones generales de abril, contra la suspensión definitiva de su cuenta de Twitter el año pasado después de escribir que «el 67% de los casos de pederastia lo cometen homosexuales«. Acumulaba entonces más de 35.000 seguidores.

Seguir leyendo: Cadena Ser

“¡Voy y te parto la cara, maricón!”

Cuando tus directos de Instagram se llenan de ataques homófobos: “¡Voy y te parto la cara, maricón!”

Unidas Podemos se hace eco de las agresiones LGTBIfóbicas denunciadas por un joven de Alicante en redes sociales y solicitará a la Fiscalía que actúe de oficio por un posible delito de odio y de amenazas y al Ayuntamiento de Alicante que se persone en la causa como acusación particular.

Oscar Moncho es un joven alicantino que, como tantos otros, se está dedicando a hacer directos en su cuenta de Instagram en pleno confinamiento para sortear el aburrimiento, como reconoce. La diferencia con otros usuarios de esta red social es que él viene recibiendo amenazas de muerte e insultos por el simple hecho de su condición sexual.

“Puto gay de mierda…”, “Como coja te atropello…” o “Si me dices que voy a tu portal ahora mismo, voy y te parto la cara, maricón, ojalá te mueras, maricón”, son solo algunos de los ejemplos que este joven ha dado a conocer en un vídeo explicativo a sus casi veinte mil seguidores, y que cuenta con casi cien mil reproducciones en solo tres días.

+ info: eldiario.es (Emilio J. Salazar)

Géneros y sexualidades no heteronormativas en las redes sociales digitales

+ info: Tesis en Red, Carla Luzia Abreu (2014)

La presente investigación analiza cómo las identidades digitales no heteronormativas se posicionan en las redes sociales por medio de performances que hacen visibles sus orientaciones de género y de sexualidad, poniendo gafas en las muchas y diversas maneras para expresar masculinidades y feminidades, reforzando la idea de las interfaces sociales como espacios plurales y entornos privilegiados de intercambios culturales para el público que no se identifica con las determinaciones de la heterosexualidad. Para el desarrollo del proyecto utilicé las contribuciones del construccionismo social y una metodología mixta, basada en los aportes de la netnografía y del concepto de bricolaje. La intención de trabajar con estrategias híbridas es adoptada en virtud de la velocidad con que se mueven, se transforman, desaparecen y evolucionan los datos en las redes en internet. Para entender este entramado social opté por crear una red multi-situada, llamada Sexualidades Desobedientes, con perfiles creados en Facebook, Twitter, Tumblr y Youtube. Esta decisión trajo consigo una comprensión relacional que amplió las posibilidades de observación, interacción e interpretación de las dinámicas de las construcciones identitarias en diferentes contextos. Los datos usados fueron problematizados desde la noción de performatividad de género y las reflexiones se centraron en los significados de las identidades digitales, teniendo en cuenta cómo lo cultural conduce y reescribe la historia de los géneros. De este modo lo performativo resulta ser la base para el devenir de la identidad digital y, las herramientas tecnológicas, el medio por el cual esto se torna viable, abriendo las puertas para la creación de nuevas posibilidades de sexualidades y géneros. A partir de esta perspectiva sostengo la idea que los ciberespacios sociales, lejos de ser lugares inmateriales o desencarnados, son parte integrante de lo que somos y por tanto, la corporalidad continua siendo en lo digital la interface con el mundo y nuestro principal referente para expresar emociones, subjetividades, socialización y conocimiento. Esta característica es especialmente potente para la multitud no heteronormativa, pues ofrece la oportunidad de narrar historias en primera persona, construirse a uno mismo a partir de cómo deseamos que los otros nos perciban y vean, crear espacios de visibilidad y dar a conocer hechos, valores y fragmentos que hacen parte importante de sus vidas. Los principales hallazgos sugieren que el movimiento de las personas que desafían los códigos de la heterosexualidad en las redes sociales, produce ruidos y revela un mosaico de performances alternativas que contribuyen positivamente para la convivencia con la diversidad. A pesar de que los y las participantes estudiados operen dentro de los límites de las normas no siempre generosas de las redes sociales, aun así logran resolver muchos años de invisibilidad y silencios.