Lágrimas por Alexis

+ info: El País

Circula una maravillosa fotografía de la fiesta de los Emmy donde Phoebe Waller-Bridge aparece con un cóctel en una mano y un cigarro en la otra. La creadora de Fleabag sonríe con la mirada perdida. Minutos antes se había despedido del escenario donde recibió su tercer Emmy de la noche (el de mejor serie de comedia) con un “¡esto es ridículo!” que resume a la perfección el nervioso desdén de una mujer cuya inteligencia solo puede hacerle sentir bochorno ante el éxito.

Verónica Castro, el ocaso y el adiós de la reina de las telenovelas mexicanas

+ info: El País

Verónica Castro ya no quiere que se hable de su vida amorosa. La reina de las telenovelas mexicanas, de 66 años, anunció su retirada de la pequeña pantalla después de que su relación con otra mujer copara los titulares de los programas de espectáculos durante dos semanas. «La vida ha cambiado mucho pero yo no puedo con la agresión y el escarnio y digo adiós», anunció en Instagram. En ese momento, todos pensaron que era una broma. Pero lo que había comenzado como el rumor de una boda simbólica en Ámsterdam con otra actriz mexicana terminó por ser una pelea encarnizada en los medios de comunicación sobre su sexualidad. El drama, en un país en que la homosexualidad aún genera incomodidad, dio paso al ocaso de una carrera de más de 53 años. Según ha confirmado su representante a este periódico, el adiós de Castro es definitivo.

Cucumber is disappointing TV – which is why we need more gay dramas

+ info: The Guardian

It’s hard to overstate the impact of Queer as Folk for those, like me, who grew up gay in the late 90s. The sharply written and uncompromising cocktail of hedonism, humour and human drama saw mainstream TV feature gay characters without resorting to euphemism or couching their sexuality in terms of shame or tragedy.

Cucumber marks writer Russell T Davies’ return to Canal Street. Fifteen years after Queer as Folk first aired, it is proving a trickier, more divisive beast. Despite heavy advertising, the show’s launch episode attracted a not-entirely amazing 1.57 million viewers. Critical reviews have generally been of the cautiously warm variety reserved for much-anticipated shows that inconveniently fail to live up to expectations – some tactfully focusing on what the show represents, rather than what it actually accomplishes.