En memoria de la transexual Sonia

El domingo 6 de octubre se lleva a cabo el acto en recuerdo de Sonia Rescalvo Zafra, transexual asesinada en 1991.

Como cada año, se le rinde homenaje a la Glorieta del Parque de la Ciutadella de Barcelona que lleva su nombre. El acto está organizado por el Consejo Municipal LGTBI de Barcelona y la Plataforma LGTBicat.

Este año el acto de recuerdo y en memoria de Sonia estambién un acto de reivindicación del pasado, presente y futuro y especialmente dedicado a los niños trans.

Sonia Rescalvo

Sonia Rescalvo nació en Cuenca en 1945, y en 1961, con 16 años, se trasladó a Barcelona. En la Ciudad Condal entró a formar parte del mundo artístico del Paral·lel y, en concreto, del Teatre Arnau. Trabajó muchos años como vedet, y llegó a ser muy famosa.

Con la crisis del espectáculo de variedades, tuvo que trasladarse al parque de la Ciutadella para vivir y trabajar.

La madrugada del 6 de octubre de 1991 fue brutalmente asesinada por un grupo de cabezas rapadas nazis en la glorieta del parque de la Ciutadella. Sonia dormía en esta glorieta con su amiga Doris, que también fue agredida. Antes de huir, el grupo de nazis agredió a un trotamundos en el invernadero del parque y lo dejó ciego.

Los hechos fueron denunciados por el Frente de Liberación Gay de Cataluña (FAGC, por sus siglas en catalán) y la Coordinadora Gay-Lesbiana. En 1994 se celebró el juicio en la Audiencia Provincial de Barcelona y la sentencia fue condenatoria por un delito de asesinato.

En el 2013, a propuesta de la Plataforma LGTBIcat, se dio el nombre de Transsexual Sonia a la glorieta donde fue asesinada.

+ info: https://www.youtube.com/watch?v=km54UCsKFA0

“La raíz de los delitos de odio por homofobia, transfobia o bifobia es el machismo”

+ info: Mujeres en igualdad

Patadas que derriban a la víctima al suelo, puñetazos en el ojo que te dejan inconsciente durante unos minutos, expulsiones de tu hogar al confesar a la familia que eres LGTB, agresiones sexuales a chicas lesbianas,  acoso en el autobús, humillaciones en un vagón de metro o en estación de Cercanías, empujones, amenazas…

Es apenas un esbozo de la larga lista de ataques sufridos por el colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales en la Comunidad de Madrid durante 2017. Así lo refleja el último informe sobre incidentes de Odio por LGTBfobia (2017) del Observatorio madrileño contra la LGTBfobia, cuyo trabajo en el campo de la detección y atención en delitos de odio es pionero, no solo en España, sino también a nivel europeo.

‘Pose’: Luz en un mundo de opresión, Sida y máscara de pestañas

+ info: El País

Cada generación siente que le ha tocado vivir en el peor momento, pero en el Nueva York de los ochenta, las minorías raciales que eran también LGTBI tenían absoluta certeza. Al racismo, homofobia y transfobia que ya sufrían desde siempre había sumarle los peores momentos de la epidemia del Sida (para el final de la década, este virus había matado al doble de estadounidenses que la guerra de Vietnam, principalmente en las grandes ciudades); y, además, una oleada de neoconservadurismo liderada por Ronald Reagan dejaba claro que el futuro ideal era heterosexual y blanco. El mundo, desde las instituciones a los microorganismos, sencillamente no les quería. Pero ellos se habían inventado otro. Los ballrooms de drags, donde casas de hombres y mujeres fabulosamente vestidos del sexo opuesto competían entre sí en desfiles. Unos jueces puntuaban según disfraz, el baile y la realidad (o mejor dicho, realness, la capacidad de parecer real).